Fallece un obrero al caer catorce pisos por el hueco de un ascensor

Un hombre de 47 años e iniciales O.S.S., falleció ayer al desplomarse desde un piso catorce cuando trabajaba en unas obras de remodelación de los ascensores del número dos de la calle de Ramón Pérez Costales, en Cuatro Caminos.

Fallece un obrero al caer catorce pisos por el hueco de un ascensor
La jueza ordenó el levantamiento del cadáver después de que la Policía Científica recogiera pruebas | patricia g. fraga
La jueza ordenó el levantamiento del cadáver después de que la Policía Científica recogiera pruebas | patricia g. fraga

Un hombre de 47 años e iniciales O.S.S., falleció ayer al desplomarse desde un piso catorce cuando trabajaba en unas obras de remodelación de los ascensores del número dos de la calle de Ramón Pérez Costales, en Cuatro Caminos. Según los servicios de emergencia, la víctima se encontraba sobre una plataforma situada en el interior del hueco de uno de los ascensores, en el último piso, cuando esta cedió. El hombre trató de agarrarse a los cables del elevador, pero acabó precipitándose al fondo del hueco, de donde se retiró su cadáver.
“Estaba en casa, en mi despacho, y oí un ruido tremendo”, recuerda una testigo, que admite que pensó en un primer momento que se había caído el ascensor; pero que luego decidió que “no era nada”. La aparición de los bomberos fue el primer indicio de que estaba pasando algo realmente grave: al lugar de los hechos se había desplazado una dotación desde el parque de A Grela a la que poco después se sumó una ambulancia del 061, así como efectivos de la Policía Nacional y Local, que entraron en el vestíbulo del inmueble. 
Habían sido alertados por los compañeros de la víctima, dado que en la obra trabajan otros tres obreros. Sin embargo ninguno más se hallaba en ese momento en el interior del hueco. Al parecer, el operario acaba de cambiar el turno con un compañero que había estado trabajando en esa misma plataforma, desde donde estaban adaptando el interior a un nuevo ascensor y la repisa metálica cayó sobre su cadáver, que los bomberos tuvieron que rescatar de entre los hierros retorcidos. Para poder trabajar, se emplearon focos potentes que permitieron también a la Policía Científica, que investiga el siniestro laboral, recoger pruebas del lugar de los hechos. 
Medidas de seguridad 
Todavía se ignora si la víctima llevaba casco en el momento de la caída. Al parecer, no se lo encontraron puesto cuando rescataron el cadáver, aunque ese extremo no ha sido aclarado oficialmente y podía habérsele desprendido durante la caída. Lo que sí parece fuera de toda duda es que no estaba asegurado adecuadamente, como está recomendado para los trabajos en altura.
Mientras se realizaban las obras de rescate del cuerpo no se permitió el acceso de los vecinos al vestíbulo. Pudieron hacerlo cuando la juez ordenó el levantamiento del cuerpo, varias horas después, cuando fue retirado por la funeraria. La obra, en la que llevan trabajando desde antes de Navidad, consiste en adaptar un ascensor para su uso por minusválidos, lo que implica rebajar el suelo y evitar así la subida de varios escalones. l