domingo 29/11/20

La Fábrica de Armas se queda sin suministro de luz y agua por impagos

Las instalaciones de la antigua Fábrica de Armas están totalmente abandonadas por la concesionaria Hércules de Armamento. La falta de pago ha hecho que las compañías de suministros corten tanto la luz como el agua

En las instalaciones ya no quedan trabajadores y las máquinas están paradas | patricia g. fraga
En las instalaciones ya no quedan trabajadores y las máquinas están paradas | patricia g. fraga

Las instalaciones de la antigua Fábrica de Armas están totalmente abandonadas por la concesionaria Hércules de Armamento. La falta de pago ha hecho que las compañías de suministros corten tanto la luz como el agua, algo que se suma a las deudas existentes con los trabajadores. El antiguo comité de empresa de la factoría Santa Bárbara denuncia, además, que prácticamente nunca se ha realizado un mantenimiento de las infraestructuras y la tecnología propiedad del Ministerio de Defensa.
La Fábrica de Armas no tiene luz, ni agua. Hace unas semanas que estos servicios básicos fueron desapareciendo debido a que la firma adjudicataria de los terrenos de Defensa no abona no paga. Fue el propio departamento del Gobierno central el que confirmó esta problemática y, según Economía Digital, el ministerio estaría ultimando la retirada de una concesión que la explantilla puso en duda.

Ante la imposibilidad de este diario de ponerse en contacto con el actual comité de empresa o con los responsables de la compañía, el expresidente de los trabajadores de la Fábrica de Armas cuando aún la gestionaba General Dynamics. Roberto Teijido, afirma que la situación es más compleja de lo que se ha revelado ahora dado que toda la factoría sufre un “deterioro moi forte porque non se fan labores de mantemento xeral nin da tecnoloxía que foi subvencionada con diñeiro público”.
Recuerda que entre 2007 y 2010 la Administración hizo una inversión de 20 millones de euros para convertir la fábrica en una referencia, que hoy han quedado en el olvido en forma de maquinaria parada.
De hecho, el antiguo comité ya denunciaba antes de la falta de suministros que nadie estaba encendiendo las herramientas de fabricación para asegurar que siguieran activas y preparadas para afrontar una hipotética carga de trabajo en un futuro.

Otras deudas
Para Teijido tampoco se entiende que ya no queden trabajadores pero que, a pesar de que “nunca chegaron a cobrar”, no haya protestas y tampoco la Seguridad Social reclame el pago de las tasas de los empleados a Hércules de Armamento, que hoy en día tiene unas naves prácticamente vacías. “Se fora con outra empresa automáticamente embargaría pero neste caso como é unha concesión pública non pasa”, lamenta el representante de unos operarios que años después del cierre siguen reclamando una investigación de un proceso de adjudicación que siempre les generó desconfianza.
El excomité también pide una reunión con el delegado del Gobierno para hablar de este tema y hoy a las 12.00 horas se volverán a concentrar a las puertas de la delegación. Preguntado sobre la posible recuperación de la actividad económica si se le retira la concesión a Hércules de Armamento, Teijido descarta que eso sea posible porque, además del deterioro, entiende que hay interés “especulativo polos terreos” en donde está ubicada la instalación.

Comentarios