martes 27/10/20

Un experto propone un convenio entre Puerto y Ayuntamiento para crear un parking vecinal ante la Lonja

Asegura que permitirá liberar las calles de los vehículos para poder avanzar en la peatonalización
-p

A medida que avanzan los plantes de peatonalización del Ayuntamiento, los coruñeses se ven enfrentados al apremiante dilema de dónde aparcar con sus vehículos en el cada vez más escaso aparcamiento. El año pasado descendió por primera vez el número de plazas de aparcamiento en la ciudad, y aunque el Ayuntamiento plantea abrir nuevos párkings públicos, no es posible hacerlo en el centro. Por eso Jesús Meizoso Couto presenta una alternativa. Este arquitecto técnico e ingeniero de edificación, con un postrado en Movilidad Urbana Sostenible, propone que Autoridad Portuaria y Ayuntamiento firmen un convenio para crear un aparcamiento en las cercanías de la Lonja, aprovechando la gran cantidad de espacio disponible para alojar los coches de vecinos y comerciantes de la zona.

Meizoso hace una puntualización: “Estoy a favor de que se vaya reduciendo el espacio ocupado por los vehículos, pero haciéndolo bien. No se puede forzar los cambios de hábitos de los usuarios sin generar resistencias, hay que plantear alternativas, como la reubicación de los vehículos”. Y advierte contra el rechazo social que puede generar: “Cuando se generan resistencias, es difícil eliminarlas y eso frena otros avances. Esos riesgos se deben gestionar desde el inicio”.

El experto señala que tanto los trabajadores del Ayuntamiento como los de la Autoridad Portuaria cuentan con privilegios, como aparcar al lado del palacio municipal, en una plaza de peatonal. O el estacionamiento en superficie delante de la fachada de la Autoridad Portuaria, en La Marina con vehículos a todas horas, de noche y festivos. “¿Es eso coherente con lo que se le pide a la ciudadanía?”, se pregunta Meizoso, para el que es necesario hacer un estudio detallado, redistribuyendo los espacios de las alternativas que existen para los vecinos y comerciantes que viven en la manzana comprendida entre Ramón de la Sagra, Juan Flórez, Linares Rivas y la plaza de Pontevedra.

En ese mismo espacio se han acometido peatonalizaciones, como la de Emilia Pardo Bazán, pero el experto en Movilidad proponer “hacer las cosas con valentía” y presentar alternativas porque “el índice de motorización es tal que si no retiras coches de la calle no tienes espacio para otro tipo de mejoras, como carga y descarga o plazas de movilidad reducida”.

La solución es que todos esos vehículos, que Meizoso estima en unos 300, se vayan al muelle de Linares Rivas, frente a la Lonja. El espacio frente está diseñado de una manera que califica de “muy generosa”. Prácticamente es un duplicado de Linares Rivas, lo que permite separar el tráfico pesado, de camiones y furgonetas. La sección disponible en el interior del recinto portuario es de 65 metros desde el muro hasta la fachada de la Lonja, cuando la sección del tramo urbano a la altura de Marcial del Adalid es solamente de 40 metros. “Por poner un ejemplo, un espacio de 60 x 100 metros., da cabida a unos 300 turismos”, apunta.

Con carácter provisional

El aparcamiento tendría carácter provisional, puesto que a largo plazo, toda esta zona será urbanizada, cuando toda la actividad comercial pase a Punta Langosteira. Pero Meizoso considera que un convenio por el aparcamiento sería un buen ensayo que probaría la capacidad de Puerto y Ayuntamiento para llegar a un acuerdo que permitirá impulsar la peatonalización en el centro. Además, propone que se ofrezcan plazas previo pago anual y separando (si es preciso) la gestión de dicho espacio respecto del actual contrato de gestión de la ORA.

“Merece la pena estudiar en detalle la posibilidad”, insiste, al tiempo que preve reticencias por las competencias de las Administraciones afectadas o a aspectos de seguridad y necesidad de diferenciación de usos; sin antes analizar las ventajas que supondría el convenio, tanto para desbloquear avances en movilidad como para iniciar la fusión de los espacios portuarios y urbanos. “No podemos contentar a los que quieren que todo siga igual, pero al me os si a los que quieren ver evolucionar a su ciudad de forma coherente y en plazos razonables”, concluye.

Comentarios