domingo 20.10.2019

¿Estamos educando a nuestros hijos para el futuro?

La resolución de problemas, la empatía o la gestión emocional son herramientas que debemos desarrollar en los niños y niñas para que puedan hacer frente al mercado laboral del futuro de forma autónoma y resolutiva.

¿Estamos educando a nuestro hijos para el mercado del futuro?
¿Estamos educando a nuestro hijos para el mercado del futuro?

Historia. Literatura. Ciencias. Lenguaje. Arte. El conocimiento está hoy al alcance de la mano, hay acceso a todo. Pero falta lo más relevante: poder integrarlos, hacerlos lógicos y funcionales. Así es el mundo de los niños y niñas de hoy, adquieren conocimiento a cada segundo y de muy diversas fuentes.

Mila Vázquez, coordinadora educativa de NENOOS en A Coruña explica: “Mientras el mundo real cambia rápidamente, la mayoría de los niños y niñas no están siendo preparados para desenvolverse en el mundo que viene. Estamos entrando a un mundo en donde no tiene mucho sentido estar sentado delante de un ordenador haciendo tareas mecánicas. Cada vez, con más frecuencia, este tipo de tareas serán automatizadas. Entonces ¿por qué nos empeñamos en seguir trabajando de la misma forma con ellos?”

Importancia de los centros educativos para preparar a nuestros hijos para el futuro

En referencia a lo que comenta Mila Vázquez, el estudio «Future of Schools», ha reflexionado sobre los retos que tienen los centros educativos para ayudar a los alumnos. Estas han sido sus conclusiones:

  1. En el futuro las personas trabajarán cada vez más con gente de diferentes campos y procedencias. Las emociones y la empatía serán claves para relacionarse efectivamente con otras personas.
  2. Los centros educativos deben proporcionar espacios de aprendizaje acogedores, autodirigidos y espacios colaborativos.
  3. El futuro mercado laboral dejará de centrarse en los resultados académicos de los candidatos y orientará su selección a aquellas personas que sepan manejar procesos, autónomas y creativas.
  4. Integrado en la escuela y en casa, la tecnología proporciona herramientas para permitir el éxito de los estudiantes.
  5. Involucrar a la comunidad en el sistema educativo construye sistemas urbanos resilientes. Los niños ven mejores resultados cuando las comunidades están involucrados en el proceso educativo.

 

Y entonces ¿qué necesita mi hijo?

Tan importante como mejorar el rendimiento académico de los niños y niñas es ver esa evolución en los pilares socio-emocionales. Cosas como la determinación, el trabajo colaborativo, la gestión del tiempo, la empatía... Son aspectos que serán sumamente útiles para nuestros hijos. El mundo al que se dirigen va a demandarles este tipo de características.

El tema en la actualidad, tiene que ver con la forma en como nuestros niños están recibiendo la información. Ya no sirve solo recibirla, sino cómo se incorporan para desarrollar el pensamiento crítico, estratégico y lógico.

Suellen Balado, psicopedagoga en NENOOS comenta que “cada niño es único y tiene sus motivaciones en talentos. La responsabilidad de los adultos es descubrirlos y potenciarlos para que estos ganen en autoestima”

Por lo tanto, ante la pregunta ¿qué necesita realmente mi hijo? aquí os dejamos algunas reflexiones:

  1. Los niños aprenden jugando, desarrollando su creatividad e imaginación.
  2. Conocer y gestionar nuestras propias emociones y ser empático con los demás es una capacidad indispensable para el éxito personal y la felicidad.
  3. Desarrollar las capacidades de atención, concentración, resolución de problemas, memorización… es indispensable para un buen desarrollo académico.
  4. Entender, observar, explicar, pensar, diseñar, construir, experimentar, probar y evaluar son procesos cognitivos que aprenden hoy y ponen en práctica toda su vida.
  5. La consciencia corporal, la relajación y la psicomotricidad son parte de una vida sana y plena.
  6. Involucrar a las familias en el desarrollo educativo de los niños maximiza los resultados y satisface a todos.

Educación de nuestros hijos

La clave: trabajar de forma integral

Psicólogos, psicopedagogos, maestros, adultos… tenemos que apostar por una educación integral de los niños y potenciar su talento trabajando la mente, el cuerpo y las emociones a través del trabajo lúdico. En paralelo a esto, el refuerzo positivo, las actividades cooperativas y el desarrollo de las habilidades socioemocionales son valores fundamentales que debemos fomentar.

Los centros NENOOS, con sede en A Coruña y centros en Australia, México o Chile, llevan trabajando en este concepto desde hace 5 años y los resultados en los niños son avalados por las familias: “veo en mi hijo un cambio de actitud. Cuando se le presenta un problema intenta resolverlo de forma autónoma, creativa y razonando sus respuestas…Nada que ver con antes que se ponía nervioso, se precipitaba en sus respuestas y no era capaz de pararse, pensar y razonar una solución” Nos comenta Esther, la mamá de Andrés.

¿Y tú, qué estás haciendo por el futuro de tus hijos? El futuro es hoy. Eduquemos para el hoy y el mañana.

Comentarios