domingo 25/10/20

“En España todavía no se nos ve como cultura, y es lo que somos”

La Asociación estatal de salas privadas de música en directo (Acces) es la responsable de que A Coruña acoja estos días a los expertos que analizan el futuro del sector. Armando Ruah, su gerente, reconoce un cambio a mejor en el sector, pero insiste en que queda mucho trabajo por delante.

Armando Ruah, ayer en el congreso
Armando Ruah, ayer en el congreso

La Asociación estatal de salas privadas de música en directo (Acces) es la responsable de que A Coruña acoja estos días a los expertos que analizan el futuro del sector. Armando Ruah, su gerente, reconoce un cambio a mejor en el sector, pero insiste en que queda mucho trabajo por delante.

¿Cómo se encuentra la salud del sector?
Va mejorando. Seguimos un poco asfixiados por el 21% de IVA, que esperemos que cambie con el próximo Gobierno, pero por lo demás va poco a poco mejorando. Tenemos una gran cantidad y calidad de artistas y proyectos que además cada vez trabajan de forma más autónoma. Aunque también hay problemas: la seguridad social de los músicos o la sobrerregularización son algunos de ellos. De hecho, estas normativas pueden incluso llegar a contradecirse. Tenemos muchas salas, aunque se abren pocas nuevas, porque detrás de cada sala siempre hay alguien con auténtica vocación.

Por primera vez este congreso se abre a otros sectores de la industria, ¿por qué?
Porque es imprescindible trabajar de forma transversal con otros subsectores, como promotores, managers, músicos... para poder trabajar en equipo. Es algo que pasa en proyectos como Girando por Salas o Artistas en Ruta, donde ya participamos todos los agentes del sector, pensando en tocar todos los aspectos para que el concierto sea un éxito.
¿Se está notando un cambio de tono de las administraciones públicas hacia el sector?
Todavía hay mucho que trabajar, pero sí se nota un cambio, una mayor sensibilidad hacia el sector. Es algo fundamental, porque somos un sector de interés general, que genera mucho empleo –en muchas ocasiones el primer empleo–, y porque se apoya el talento artístico de nuevos creadores. Desde luego debemos tender hacia esa nueva sensibilidad para aproximarnos a Europa.

ACCES pertenece a Live DMA, la asociación europea de salas, ¿todavía se notan diferencias con el resto de Europa?
Sin duda. En Europa está muy asentada la idea de la música como cultura, así que las ayudas europeas a las salas son mucho más altas. Por ejemplo, en Francia una sala puede tener un 60% de financiación pública a su programación, en España en el mejor de los casos no llegamos al 2%. Estamos considerados todavía como “la noche, el alcohol”… Todavía no se nos ve como cultura, y es lo que somos. Pero ACCES pertenece al Consejo Estatal de las Artes Escénicas, lo que nos permite sentarnos con auditorios nacionales como el Liceo de Barcelona, y equiparar nuestro contenido en cuanto a valor cultural.

¿El sector de las salas genera muchos puestos de trabajo actualmente en España?
ACCES representa unas 120, que generan 1.200 puestos de trabajo directos a tiempo completo, una cifra nada desdeñable, teniendo en cuenta que hablamos de empresas pequeñas. Eso sin contar los puestos de trabajo a tiempo parcial, los autónomos de trabajo directo, como técnicos de sonido o directores de comunicación, o todos aquellos puestos adyacentes, como imprentas, empresas de sonido, empresas de publicidad… Es una cifra importante, pero en Europa, sin embargo, las cifras son diferentes, mucho más altas todavía, porque el sector cuenta con mayor soporte.

Comentarios