lunes 18.11.2019

Los espacios compartidos marcan el futuro de varios mercados coruñeses

La plaza de Santa Lucía albergará también el centro de salud y la de Monte Alto integrará la escuela infantil, aunque las esperadas reformas serán las que hagan realidad estas nuevas realidades
La plaza de abastos de Monte Alto está a la espera de que el Ayuntamiento licite su reforma | quintana
La plaza de abastos de Monte Alto está a la espera de que el Ayuntamiento licite su reforma | quintana

Los planes que hay encima de la mesa para algunos de los mercados de la ciudad que necesitan una pronta reconversión pasan todos por un cambio en sus usos para albergar, en un mismo espacio, diferentes actividades. Así, junto con la comercial, en plazas de abastos como la de Santa Lucía se incluirá también la sanitaria, ya que se creará un centro de salud como ya anunciaron Xunta y Ayuntamiento. 

Fue precisamente esta semana cuando el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, se reunió con la asociación de vecinos y comerciantes de A Falperra para trasladarles el apoyo del pleno a la recuperación del espacio incluyendo el centro de salud que se trasladará desde Federico Tapia, junto con un centro cívico. Con todo, esta es una idea no compartida por el arquitecto encargado de redactar el proyecto de rehabilitación, Manuel Gallego Jorreto, ya que este apostaba más por un centro cívico para no restar protagonismo al mercado. La Concejalía de Urbanismo ya aseguró que respetará la propuesta del profesional, pero garantiza el espacio sanitario y, en ningún caso, demolerá el edificio, sino que rehabilitará el existente.

Tanto los placeros –actualmente solo quedan tres y dos locales– como la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra llevan años pidiendo por activa y por pasiva el traslado del centro de salud al céntrico barrio por entender que las instalaciones actuales están obsoletas y son insuficientes para todos los pacientes que hay que atender.

En Monte Alto también llevan años esperando por un mercado nuevo. Para este proyecto se llevó a cabo un concurso de ideas, en el que se presentaron 72 propuestas. y cuyo ganador fue anunciado en mayo de 2017. Catorce meses después se adjudicó al ganador del concurso la redacción del proyecto de ejecución de la reforma de la plaza, mercado y escuela infantil de Monte Alto, siendo la firma de dicho contrato en agosto del pasado año.

El pasado mes de septiembre, la comisión de Urbanismo debatió la aprobación definitiva del estudio de detalle del edificio, que, según el proyecto ganador, incluirá no solo los puestos de venta sino también la escuela infantil.

Así, todavía queda pendiente de la licitación de un proyecto que se dilata en el tiempo pero que constituye uno de los puntos, junto con los demás mercados que necesitan reformas, incluidos en el acuerdo marco firmado por el Gobierno local del PSOE tanto con Marea Atlántica como con el BNG.
En el pasado mandato ya se preveía que la mayor parte de la inversión, 3,5 millones de euros  de los 3,8 totales estimados, se utilizarían en 2020.

Demasiada tardanza 
“De aquí a que se cumpla...”. Con este pesimismo se refieren en el mercado de Adormideras a la futura renovación de la instalación, un proyecto anunciado por el anterior Gobierno local que tampoco logró ver la luz durante los pasados cuatro años y que ahora también tienen en el cajón los socialistas.

La reparación de estas instalaciones, claves en el barrio para conseguir producto fresco, incluían la creación de un espacio comercial privado y la posibilidad de abrir puestos de comestibles hacia las calles del barrio con una inversión total de rozaría el 1,5 millones de euros.

Actualmente son cuatro los puestos de alimentación que quedan en el mercado, junto con la cafetería Amarante, donde lamentan el retraso de los trabajos.

“No dan llegado y hace mucha falta, los vecinos lo piden y también apuestan por que se abra por las tardes para tener más tiempo para comprar”, destacan desde el establecimiento de Adormideras.

La propia alcaldesa, Inés Rey, se comprometió en campaña a impulsar la reforma de este mercado para “garantizar un impulso para este tejido económico de la zona”, explicaba entonces.

En San Agustín, los vecinos y placeros también llevan años solicitando que se adecenten los alrededores del mercado municipal, una proyecto planteado por el anterior Gobierno loca con 670.000 euros de presupuestos para unas actuaciones que forman parte de un plan que ya iniciara el Ayuntamiento con la reurbanización de la calle de Juan XXIII. Las dos fases restantes son la reurbanización del frente del mercado y que contempla una plataforma única para llegar hasta la plaza del Humor y la peatonalización de Pontejos, que estaban previstas para este año.

Revitalizar 
A Coruña cuenta con nueve mercados municipales y en todos, en algunos más que otros, existe algún puesto vacío. En el de As Conchiñas, la idea de la asociación de vecinos es poder crear espacios de trabajo compartido –coworking– en aquellos bajos con la persiana bajada, para contribuir así a dinamizar el entorno comercial en un barrio que acusa más de 500 comercios cerrados.

En Elviña, que este mes vio nacer a un nuevo inquilino, el puesto de comidas para llevar Kserom, una de las últimas reformas que tuvieron lugar fue la referida a los obradores. La concejala de Mercados, Diana Cabanas, ya anunció en el anterior pleno que el sacará próximamente a concurso 21 plazas disponibles en diferentes puestos, lo que supone nuevas oportunidades de negocio.

Comentarios