martes 19/1/21

“Para mí la escritura es como tener un psicólogo en casa”

“Era viernes”. Así comienza el principio de un sueño, de cuando Emma Pardo se sentó a escribir con un final en la cabeza y la idea de no caer en lo tedioso.

La coruñesa asegura que en el libro pasan todo el rato cosas       pedro puig
La coruñesa asegura que en el libro pasan todo el rato cosas pedro puig

“Era viernes”. Así comienza el principio de un sueño, de cuando Emma Pardo se sentó a escribir con un final en la cabeza y la idea de no caer en lo tedioso. En “Buenas noches, Julia” (Sial Pigmalión) todo fluye. Es diálogo y reflejo de cómo son los jóvenes de hoy. Sin pelos en la lengua. Y barnizado de azúcar.

¿Alguna vez pensó que publicaría un libro?
Ni de lejos. Siempre me gustó escribir, así que un día me vino la primera frase. Cogí el ordenador y empezaron a salir las hojas solas. Fue como una forma de evadirme de la Universidad. De aquellas, estudiaba tercero de carrera.

¿Cómo surgió la idea de editar la historia?
Me presenté en enero al certamen de la librería Arenas porque mi hermana me trajo el folleto y aunque no gané, uno de los miembros del jurado, el escritor Javier Ozores, me dijo si se lo podía pasar a su editorial. Claro que sí, le dije. Así que a finales de julio, me llamó para decirme que les había gustado. Desde entonces ha pasado todo muy rápido y hoy tengo las copias al lado de todos mis libros. No me lo creo.

Hábleme de “Buenas noches, Julia”.
Es una novela romántica juvenil con mucho diálogo. Amena. De todo lo que leí, intenté no escribir lo que no quería volver a leer. Pasan todo el rato cosas. Es alegre y triste y lo bueno es que te identificas con lo que le ocurre a los personajes. De las cosas que valoró Ozores sobre la obra está el lenguaje, del que dijo que es muy actual y que refleja cómo son los jóvenes de hoy. Pensé que escribir sobre un amor de pueblo podía interesar.

¿Es sobre un amor de verano?
Empieza en verano pero se prolonga en el tiempo. Julia es la protagonista, pero el libro tiene varias voces. También me pongo en la piel de su pareja, que fue lo más difícil para mí. Sin duda, fue algo muy entretenido porque sin querer tuve vivencias a través de ellos y me olvidaba del resto del mundo.

¿Se sitúa en un lugar concreto?
Se desarrolla en un pueblo costero de Galicia al que llamé Santa María. También aparece A Coruña porque hay una parte donde la protagonista sale de fiesta y hablo de los sitios donde suelo ir yo, de la cervecería Estrella, La Bombilla, el Orzán...

¿Cuánto tiempo le llevó escribirla?
Empecé a mediados de julio y lo acabé a finales de septiembre, con los exámenes de recuperación y salidas por el medio. Después vinieron las correcciones y las recomendaciones de amigos, que me aconsejaban que ampliara partes interesantes.

¿Ya tiene una segunda historia en el tintero?
Tengo ideas, pero a ver cuando me pongo. No sé en qué dará todo esto así que solo quiero disfrutar del momento y de la presentación mañana en Boimorto donde me conocen todos.

¿Qué significa la escritura para usted?
Para mí, es como tener un psicólogo en casa porque la utilizo para contar lo que me pasa. Descargo todo hasta decir: “Ahora sí que voy a dormir tranquila”.

Comentarios