domingo 17.11.2019

Un escritor que dio alas a la cultura gallega

El gran escritor coruñés Eugenio Carré Aldao viene al mundo el 5 de noviembre de 1859 en la casa familiar de la calle de San Nicolás. Hijo de José Carré Batista, de ascendencia catalana pero nacido en A Coruña, y de María Aldao Caamaño y Posse de Recarey, natural de Santiago de Sismo (Carballo). 

Vista de La Coruña a comienzos de la década de los años 30 del siglo pasado
Vista de La Coruña a comienzos de la década de los años 30 del siglo pasado

El gran escritor coruñés Eugenio Carré Aldao viene al mundo el 5 de noviembre de 1859 en la casa familiar de la calle de San Nicolás. Hijo de José Carré Batista, de ascendencia catalana pero nacido en A Coruña, y de María Aldao Caamaño y Posse de Recarey, natural de Santiago de Sismo (Carballo). 
A la muerte de su padre se ve obligado a dejar los estudios en 1873, cuando apenas tenía 13 años, para ayudar a su madre, ya que era el mayor de tres hermanos. Se coloca así en la casa de comercio de Fernando Sastre, almacenista de coloniales, como aprendiz. Unos años más tarde, en 1886, forma una sociedad con su antiguo jefe bajo la denominación de “Sastre y Carré”, pero debido a dificultades con el hijo de su socio deja dicha sociedad y toma en traspaso la librería de Andrés Martínez Salazar. Cinco años más tarde hará lo mismo con la papelería, imprenta y litografía de Domingo Puga, situada en la calle Real 30, que adquiere en compra el año de 1894. 
Comienza a dar a conocer su trabajo literario con sus primeros ensayos poéticos de 1874-1876, apareciendo posteriormente en los boletines “La Lira” “El Diario de Avisos” y “El Progreso” diversos artículos sobre “La Cámara de Comercio de La Coruña y el comercio en esta plaza”, “Historia comercial de La Coruña”, “Efemérides para la Historia comercial de La Coruña”, así como otras de la imprenta “El Mercantil” en los años 1888-1889, que le llevan a ser nombrado miembro de la citada Cámara de Comercio de La Coruña. 
Uno de los trabajos más peculiares de Carré sería “A fraternidade dos povos”, composición poética que logra un primer accésit, otorgado por la Academia de Mont-Real de Toulouse (Francia), siendo el único extranjero que logró esta distinción. 

tertulia
Su vida esta ligada a la etapa del renacimiento español y a la cultura gallega, siendo un simpatizante de la tertulias literarias, las cuales se llevaban a cabo en su propia librería. Comenzarían por denominarse La Reunión de amigos de la Librería Regional Eugenio Carré y se celebraba cada noche en el número 16 derecha de la calle Riego de Agua, que más tarde cambia de nombre al de Cova Céltica. 
Dicha tertulia se traslada a la nueva ubicación del número 30 de la calle Real en 1894, cuando Manuel Murguía llega a La Coruña y asiste a una de aquella animadas tertulias. De allí saldría La Liga Gallega, fundada en 1897 con ramificaciones en toda Galicia y América. Una de sus primera acciones es arbitrar fondos para reparar la deuda que Galicia había contraído con los mártires de la revolución de 1846, ajusticiados en Carral. También allí se tomó en consideración la idea de formar el Partido Solidario Galego. 
El lugar fue punto de reunión y la presencia de Emilia Pardo Bazán impulsó que A Cova Céltica no languideciese, sino que tomase nuevos bríos como así fue.Allí se dieron los primeros pasos en 1894 de la mano de la Sociedad Folklore Gallego para impulsar el nacimiento de una Academia Galega, aunque esta idea vería a luz en 1906, en la que Eugenio Carré, desempeña el cargo de secretario. 
Otro de los frutos recogidos de A Cova Céltica fue la normativa de la lengua gallega, con su constitución y unidad ortográfica, publicada en el boletín Revista Gallega, en la que firmaban Galo Salinas, Eladio Rodríguez, Vaamonde Lores, Francisco Tettamancy, y el propio Carré Aldao, que se imprimía en la imprenta de este último. 
La Cova Céltica era un lugar de obligado paso para todos los gallegos que marchaban al exterior o estaban de paso en la ciudad, siendo Curros Enríquez en su marcha para La Habana quien se compromete a fomentar una asociación que potencie la Academia Gallega. 
El propio Carré Aldao participa en la fundación de la Asociación de la Prensa coruñesa, con el número de socio 23, siendo vocal en la cuarta directiva, de 1906-1908. 
Se desvivió por su amada tierra en todo momento y le parecía siempre poco lo que hacía en beneficio de Galicia. Murió en 1932 en la misma ciudad que le vio nacer.

Comentarios