Jueves 18.04.2019

Un error en el nuevo contrato de limpieza podría obligar a empezar de cero el proceso

Los trabajadores amenazan con impugnarlo mañana, si el Ayuntamiento no encuentra una solución rápida

La concejala de Medio Ambiente, María García (a la izquierda) observa una limpieza con agua | javier alborés
La concejala de Medio Ambiente, María García (a la izquierda) observa una limpieza con agua | javier alborés

La renovación de los contratos de recogidas y de limpieza es el cabo más grande que le queda por atar a la Concejalía de Medio Ambiente. Se trata de contratos millonarios, que se llevan la mayor parte del porcentaje de la concejalía, y ahora, cuando después de años de trabajo, parecen a punto de concederse, ha surgido una nueva dificultad. Los trabajadores de sindicato STL, mayoritario en la actual concesionaria, amenazan con impugnarlo mañana mismo, después de descubrir lo que consideran un “grave error en los pliegos”, que afecta los sueldos de los trabajadores. El Ayuntamiento ha prometido que lo solucionará, pero STL no las tiene todas consigo. Mañana acaba el plazo para las impugnaciones y el secretario general del sindicato, Miguel Ángel Sánchez Fuentes, ha sido tajante: si para el mediodía no hay rectificación, impugnará el pliego ante el tribunal de la Xunta.

“Podemos parar todo el proceso, advierte Fuentes, al tiempo que califica el error del Ayuntamiento de “garrafal”. El principal problema es que incluyeron los sueldos de 2018 en vez de los de 2019. “Dijeron que cobramos diez millones de euros cuando cobramos más de 10.400.000”, explicó. Hay que señalar que los trabajadores colaboraron en la redacción del pliego de condiciones y tampoco descubrieron el error hasta el último momento, como reconoció el propio Fuentes.

Aclaración vinculante
El Ayuntamiento está al corriente de este problema, puesto que fue tratado con el jefe de servicio de Medio Ambiente en una reunión el jueves, pero este error no es fácilmente subsanable. Desde el Gobierno local aseguraron que modificar los pliegos implicaría “necesariamente” desistir del procedimiento. Es decir, empezar de nuevo. Así que la solución que proponen es redactar una “aclaración vinculante” para todos los licitadores (todas las empresas que se presentan para obtener la concesión) en la que se especifica que deberán cumplir el convenio colectivo, salarios incluidos.

Además, el Ayuntamiento precisa que el comité de empresa de Ferrovial-Cespa (que controla STL) presente una solicitud de aclaración. Una vez hecho esto, el Ayuntamiento publicaría en la página web donde figura el perfil, la modificación. Eso sería a media mañana, de manera que cumpliría muy justo el plazo marcado por el sindicato.
El sindicato envió el documento que le requería el Ayuntamiento el viernes, pero Fuentes mostró sus reservas sobre la capacidad del Ayuntamiento de alterar el documento, a estas alturas del proceso: “Tienen serias dudas ellos mismos. No lo pueden arreglar, no pueden modificar algo publicado. Como mínimo, tendrían que dar diez, o quince días a las empresas para rectificar también”


Uno de los puntos que preocupa a Fuentes es que el sobrecoste afecta también a los beneficios y amortizaciones. Es decir, a todo el documento. “Y no dicen que van a ampliar la contrata en sí”.

De cuatro meses a un año
De ponerse en el peor de los casos, y STL decidiera impugnar el pliego, sería un grave revés para el Gobierno local. El servicio de limpieza lleva más de un año siendo realizado de forma irregular por Ferrovial-Cespa, desde que se acabara la concesión, y cualquier otra empresa tardaría entre cuatro o cinco meses en estar listas para ponerse a trabajar (aunque hay que decir que Cespa también opta a renovar el contrato, y es una de las mejor valoradas).

Pero no hay nada que hacer: STL va a negociar el convenio del servicio de limpieza este mismo año y no acepta estar condicionada por un pliego mal negociado. Si el cambio no se produce tal y como quiere, habrá que volver a la casilla de salida.

Comentarios