sábado 24/10/20

La epidemia de Covid-19 se propaga en los colegios con otros dos casos

El Rosalía de Castro fue desinfectado por el Ayuntamiento durante la mañana  tras dar positivo 
una profesora 
el ideal gallego-2020-09-18-011-9d713ace
El Rosalía de Castro, en la Sagrada Familia, es el tercer centro afectado en A Coruña | patricia g. fraga

Solo una semana después de comenzar el curso, los casos de contagio en los centros escolares del área metropolitana se multiplican. Si el miércoles eran el Ramón de la Sagra y el Fernández Latorre, ayer se sumaba una profesora en el Rosalía de Castro y, en Cambre, el Wenceslao Fernández Flórez. Todos ellos  guardan ahora la cuarentena, igual que sus compañeros, docenas de niños a los que se someterá a pruebas PCR.  Los ayuntamientos de Cambre y A Coruña se encargaron de la limpieza y desinfección de sus respectivos centros, en un esfuerzo por evitar que la epidemia se extienda entre el alumnado.   

 “Era visto”, comentaba Dolores Blanco, presidenta de la Federación Provincial de A Coruña de Asociaciones de Padres de Alumnos (Fanpa). Su valoración de lo que está ocurriendo es que “está claro que iba a suceder, era algo predecible y como mínimo va a ser la tónica general”. Para Blanco, lo máximo que se puede aspirar es a que no se cierren centros. Mientras tanto, los padres de los alumnos se encuentran con una situación mucho más confusa e incierta de lo que habían esperado en un primer momento. “Estamos viendo que va a ser así, que esto va a ser la tónica general”, advirtió Blanco.

Municipios

La primera respuesta la han dado los gobiernos locales, puesto que las instalaciones le pertenecen, aunque la alcaldesa, Inés Rey, viene reclamando en los últimos días que la Xunta se implique, puesto que es la Consellería de Educación la que gestiona los centros. Sin embargo, la urgencia de la situación ha obligado al Ayuntamiento a actuar por anticipado. Sobre este particular, la presidenta de la Fanpa reconoce que el protocolo del Covid para los centros redactado por la Xunta solo menciona a los ayuntamientos, pero opina que el Gobierno autonómico debería adoptar un papel más activo en la gestión.  

Mientras tanto, los padres, que ya han protagonizado algunas protestas, todavía siguen desconcertados, sobre todo por los trastornos que provoca en su rutina someter a los niños a la cuarentena, lo que dificulta la conciliación.  Algunos desconfían y prefieren no llevar a sus hijos a clase por miedo a los contagios. “Hay padres que dicen que no los quieren llevar pero que no saben qué van a hacer con su vida”, asegura Blanco. Muchos ni siquiera se habían planteado esta posibilidad, a pesar de la presencia del virus: “Por mucho que se diga, empiezas a darte cuenta cuando el agua te llega al cuello”. Más allá de la conciliación, está el problema de las clases telemáticas.

Sin clases telemáticas

En el punto 29.2 del documento explica las actuaciones para “actividad lectiva no presencial” pero solo dice que deben ofrecerse cursos telemáticos “cando menos desde terceiro de Primaria e primeiro e  segundo quedan á discreción do centro”. En cuanto a los alumnos de infantil, el protocolo menciona “fórmulas de videocomunicación como foros o videochamadas para mantener o contacto coas familias e de ser posible, fornecer contidos educativos”.

Para Blanco, eso significa que “coges al niño, lo llevas para casa, y ya no se puede hacer nada más”. Eso no es del todo cierto: en el CEIP Monte dao Moas han desconvocado las movilizaciones después de que la dirección aceptara mantener el horario lectivo solo de mañana.

Comentarios