domingo 18.08.2019

La entrada en vigor del contrato de recogida de basuras podría demorarse hasta el año próximo

La nueva concesionaria tendrá un plazo de seis meses para tomar posesión  del servicio

Las averías de camiones fueron la causa declarada de los numerosas interrupciones en la recogida de basura | javier alborés
Las averías de camiones fueron la causa declarada de los numerosas interrupciones en la recogida de basura | javier alborés

Tras las elecciones, la Administración municipal entra en un período de transición, mientras un equipo recoge sus pertenencias y otros se preparan para instalarse una vez Inés Rey sea nombrada alcaldesa. Eso significa que todo se ralentiza, incluida la concesión de los contratos más importantes, como el de recogida de basuras, contra el que ya presentó un recurso Copasa contra FCC, cuya oferta va en cabeza. Por el momento, el caso está en el Tribunal Administrativo de Contratación Pública da Comunidade Autónoma de Galicia (Tacgal) pero una vez se solucione, la empresa adjudicataria tiene hasta seis meses para tomar posesión del servicio de recogida de basuras, lo que significa que su situación podría seguir siendo irregular durante todo el año.


Hay que recordar que el contrato de recogida de basuras lleva desde enero de 2017 realizándose por de forma irregular por parte de Ferrovial Cespa, puesto que caducó la concesión, pero el Gobierno de la Marea Atlántica necesitaba tiempo para elaborar un pliego de condiciones ambicioso, que permitiera modernizarlo y ampliarlo, puesto que el anterior se había quedado obsoleto después de diez años de vigencia. El nuevo contrato tiene una duración de ocho años y un presupuesto de 131.016.374,11 euros.


Aquello conllevó también una larga serie de negociaciones con el comité de empresa, controlado por el sindicato STL (también mayoritario en el servicio de limpieza que se prolongó durante meses. Al mismo tiempo, problemas periódicos en el parque móvil de Cespa, que los responsables de STL aseguraban que estaba igualmente anticuado y sufría constantes averías, provocaron que los contenedores aparecieran a menudo desbordantes de basura.  Ahora el servicio se mantiene gracias a un refuerzo permanente durante el día. “Estamos deseando que llegue la nueva concesionaria con nuevas máquinas”; apuntó el presidente del comité de empresa Luis Varela.  

FCC encabeza 
Hoy por hoy, se da por sentido que la nueva concesionaria será la UTE FCC Medio Ambiente-Ingeser Atlántica, puesto que obtuvo la mejor puntuación global dentro del concurso para el nuevo contrato de recogida de basura después de la apertura de las ofertas económicas y de haber sido la mejor valorada también en la parte técnica.
La UTE Copasa-Geseco- Setec Building se quedó en 86 puntos tras presentar la mejor oferta económica. Cespa, la actual concesionaria, obtuvo 83,14 puntos y la UTE Valoriza Medio Ambiente-Arias Infraestructuras, fue la cuarta con 80,37.


Sin embargo, Copasa recurrió la oferta de FCC. Se apoyaba en que el servicio de Medio Ambiente planteó su exclusión en la fase técnica debido a que la parcela que propuso para la construcción de las instalaciones no está autorizada para este uso, pero la Mesa de Contratación decidió posteriormente mantenerla a pesar de las dudas generadas. El Tribunal Administrativo de Contratación Pública desestimó el recurso de Copasa pero FCC debe entregar documentación que demuestre que el suelo que pretende usar tiene los permisos necesarios y se ajusta al Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), que podría ser modificado. 


Pero la situación se puede alargar mucho más: el plazo máximo para aportar los archivos oficiales es de diez días hábiles (comenzó el viernes pasado), pero Copasa u otra candidata está en desacuerdo podría recurrir de nuevo ante el Juzgado de lo Contencioso. La situación política y los tramites administrativos conspiran con el parón veraniego. "No creemos que se pueda hacer en menso de dos meses, y probablemente mucho más", advierte el presidente del comité de empresa.

Comentarios