Lunes 24.06.2019

El enfrentamiento entre Gobierno local y oposición estalla en el último Dillo ti

El alcalde abordó a la popular Rosa Gallego para preguntarle por qué torcía el gesto al oír su disertación  

El Dillo ti de ayer congregó a cerca de un centenar de personas en el atrio de la Casa del Agua durante casi dos horas | alborés
El Dillo ti de ayer congregó a cerca de un centenar de personas en el atrio de la Casa del Agua durante casi dos horas | alborés

Por primera vez en sus tres años de historia, el Dillo ti incluyó un cara a cara entre el alcalde, Xulio Ferreiro, y  Rosa Gallego, la portavoz del principal partido de la oposición, que le reprochó su utilización del espacio como un mitin. La celebración del Dillo ti siempre está envuelta en la polémica que producen las opiniones encontradas entre los que la apoyan como un espacio de encuentro entre Gobierno local y ciudadanía y los que consideran que, en el fondo, se trata de una forma de autobombo de la Marea Atlántica.
 Es una postura que varía dependiendo de a quién se pregunte, y es posible hallar entre el público a detractores de la Marea que, sin embargo, apoyan los “Dillo ti” porque les ofrece la oportunidad de encontrarse cara a cara con el alcalde, Xulio Ferreiro, y el resto de los concejales, y más allá de los canales burocráticos. Por otro lado, el espacio se abre con una intervención del regidor en la que resume los avances realizados en el barrio durante su mandato, y que en muchos casos se excusan ante los reproches de los ciudadanos alegando la herencia recibida, la junta electoral ya dictaminó que tenía que suspenderse la actividad durante el período previo a los comicios, por considerar que sí era una forma de promocionar el mandato de la Marea Atlántica. 

Nadie desaprueba más los Dillo ti que la oposición, muchos de cuyos representantes acuden a a sentarse entre el público para escuchar las intervenciones de los concejales. Sin embargo, su presencia suele pasar desapercibida para el gran público. Eso cambió ayer en la Casa del Agua, cuyo atrio acogió la penúltima edición del Dillo ti de este año.
El ambiente se animó con la intervención de una señora de edad denunciando la falta de reformas en la Estrecha de San Andrés, tomó un giro electoral cuando la jubilada preguntó: “¿Qué hacen entonces con el dinero de los impuestos, que no arreglan nada? A Coruña nunca estuvo tan desastrosa como está ahora. Todo son socavones, baldosas levantadas, sé de quién se cayó y tuvieron que darle una indemnización. Por favor, o se va usted o no se presente a las nuevas elecciones Mi voto no lo va a tener, ya se lo digo de antemano”.


Ferreiro hizo gala de cintura política al responder que “estas no teu dereito de non votarme nas próximas eleccions. Sospeito que non me votaches nas anteriores. O bonito é que haxa diversidade de opinións”. Aquello arrancó aplausos al público, y le dio la oportunidad al alcalde de desgranar algunas de las cosas en las que la Marea Atlántica haya invertido el dinero de las arcas municipales 

En una de sus intervenciones, Ferreiro se interrumpió cuando vio a Rosa Gallego, que había torcido el gesto: “Que, que pasa Rosa, estabas xesticulando e falando.Perdoa, non sabía qué me decías”. La edil del PP negó haber hecho nada, lo que le dio a Ferreiro la oportunidad de sacar a relucir sus tablas como profesor. “Ti non, outra Rosa que está alí detrás”, bromeó. 

Molesta, la edil del PP pidió el micrófono para intervenir: “Pondré la cara que considero que debo poner. Yo hice un gesto, y punto, porque la gente pregunta y no se le da una solución. Todo es ‘Voy a estudiarlo el lunes, miraré el lunes’”. Y recordó que existe un certificado del secretario municipal de que el Dillo ti es acto político y de autopropaganda de la Marea Atlántica pagado con el dinero de todos. “Aquí se están diciendo cosas que en algunos casos son media verdad y otros son mentira”. El alcalde se sintió obligado a hacer una referencia a  la lucha política: “Sempre tentamos ser constructivos, ás veces, a liña entre explicar as cousas e a crítica aos que estiveron antes está aí aí 

Comentarios