Domingo 24.02.2019

“Un endocrino me dijo que tenía los huesos anchos y que iba a ser siempre gorda”

MARÍA CORBACHO ESCRITORA

Si las recetas saludables son aburridas, María Corbacho las especia con aromas para que nadie diga que “no” a cuidar su cuerpo y tome la misma decisión que ella hace cinco años  .

La autora reconoce que si no vives algo así, no puedes describirlo
La autora reconoce que si no vives algo así, no puedes describirlo

Si las recetas saludables son aburridas, María Corbacho las especia con aromas para que nadie diga que “no” a cuidar su cuerpo y tome la misma decisión que ella hace cinco años cuando no se reconoció frente al espejo. Ocurrió horas después de que su sobrino de ocho años le dijera una verdad sin maldad, que le hizo pensar y masticar la idea de cambiar. 
Tenía 19 años y más de 100 kilos de peso metidos en un cuerpo de no más de 1,65 centímetros de alto, así que María le aseguró a su padre que iba a adelgazar. Un lustro después, con un blog exitoso y un volumen debajo del brazo donde lo cuenta todo “¡Haz click y cocina sano!” (Hércules Ediciones), la protagonista ronda los 55 kilos y se quiere: “Antes no podía casi ni andar y tenía mucho colesterol y triglicéridos”. 
Confiesa que el proceso fue largo, pero que supo darle un giro a su alimentación: “Cambié la forma de mirarme y empecé a respetarme y a quererme a mí misma”. Colgó en instagram su antes y después, al que le siguieron una cantidad importante de corazones sombreados y el interés por conocer su historia porque “si no lo vives, no sabes describirlo”. 
Al año, se planteó volcar la experiencia en un libro “trampolín”, en el que deslizar sus pensamiento al otro. El que no se conoce y también esquiva ver su reflejo de cintura para abajo: “De esa época conservo muy pocas fotos”. En esto de restarle kilos al sedentarismo, Corbacho afirma que “hay cosas que nos creemos a pie juntillas. A mí, un endocrino me dijo que tenía los huesos anchos y que iba a ser siempre gorda”. 
La que ingería hasta dos litros de coca-cola al día, anima al resto a cuidarse porque la obesidad es sinónimo de problemas cardiovasculares y en las articulaciones. Precisamente, cuando la salud le timbró a la puerta, María reaccionó y tras cinco meses de dieta estricta, decidió ponerle diversión a los hábitos saludables, esos que ya no suelta porque lo que fomenta con sus textos no es otra cosa que una opción para siempre: “Es un estilo de vida”. Añade que merece la pena y lo único que pide una determinación así es organizarse bien. 
María adelgazó 50 kilos o lo que es lo mismo, pasó de la talla 48 a la 36 en dos años. Con 25 primaveras registradas en su DNI, aconseja comprar productos ecológicos aunque reconoce que sus precios son elevados: “Por eso recurro muchas veces a los supermercados de siempre”. Recomienda la ingesta de edulcorantes como estevia y cocinar platos originales, que se escapen del vuelta y vuelta para llevarlo mejor. En un largo camino donde el “yo” se pone por delante del resto y uno se empieza a valorar. Corbacho hablará de esto y mucho más a las 19.00 horas en Fnac, de la plaza de Lugo.

Comentarios