martes 1/12/20

La endocrina Teresa Martínez abre en Matogrande una clínica especializada en diabetes

Tratarán físicamente y a distancia a pacientes del tipo 1 y 2 y a los niños y jóvenes enfermos

La clínica está equipada con la tecnología más avanzada | candela prieto
La clínica está equipada con la tecnología más avanzada | candela prieto

La endocrina Teresa Martínez abrirá hoy en Enrique Mariñas la primera clínica especializada en todos los tipos de la diabetes: “Que yo sepa hay dos en Madrid, pero para los de tipo 1”. Aunque ya montó hace tres años una en el Quirón, la especialista atenderá en la nueva de Matogrande al grueso de los que padecen este mal para seguir un control, que es la base del éxito que conlleva hacer una vida normal sin sufrir alteraciones importantes. En especial, asistirán a los niños y jóvenes a los que es necesario educar para que aprendan a convivir con la diabetes sin que esto les suponga un trauma. 
En la unidad trabajarán dos endocrinos especializados, dos educadores –uno de ellos experto en la vertiente infantil–, y un gerente que se dedicará también a la tecnología. Y es que se trata de actualizar la enfermedad al máximo y de poner todos los medios posibles “para ayudar a que lleven mejor la enfermedad”. 
Es por eso que la clínica está equipada con los medidores tradicionales, pero también con bombas de insulina con sensores de glucosa y lo que se conoce como el sistema integrado, que es la unión de estos dos últimos elementos: “El paso previo a un pancreas artificial”. La doctora cuenta que además de la atención física, dispensarán telemedicina a pacientes con la participación de otros médidos que aportarán su experiencia a la causa. 
En este sentido, añade que la intención es que no solo vengan pacientes coruñeses, sino que también puedan tratar a enfermos a distancia para no romper sus rutinas y acudan igual al colegio o a su puesto de trabajo. Con los pequeños trabajarán para que adquieran hábitos desde el diagnóstico: “Para ellos están los avances tecnológicos más punteros”. Además, la clínica tenderá brazos con los otros departamentos médicos que se accionan en el momento en que un afectado presenta altos índices de azúcar en la sangre.
Y es que ahora que la esperanza de vida es mayor, hay más pacientes crónicos, que “a su vez tienen más ramificaciones de sus patologías”. De esta forma, su consulta integrará todas las implicaciones orgánicas que deriva la diabetes, las psicológicas, las familiares y las sociales para estar en permanente conexión con el personal médico de otras áreas con las que guarda relación. En este sentido, se le darán herramientas tanto a los del tipo 2 con  causas asociadas al sobrepeso, los hábitos de vida o la falta de ejercicio, como a los de la 1, que  es autoinmune, pero de la que también se está dando un crecimiento.

Comentarios