viernes 27/11/20

Los empleados de Alu Ibérica cumplen diez semanas de protestas “sen ningún cambio”

Critican los incumplimientos de los acuerdos y que se desabastece la planta de materias primas
Los trabajadores de Alu Ibérica volvieron a cortar la carretera para pedir la intervención de la factoría | pedro puig
Los trabajadores de Alu Ibérica volvieron a cortar la carretera para pedir la intervención de la factoría | pedro puig

A primera hora de la tarde de ayer se cumplía el décimo jueves de protestas de los empleados de la factoría de Alu Ibérica, que volvían a cortar el tráfico en la carretera de Baños de Arteixo a la altura de la planta de aluminio, y lo hacían aún sabiendo que la situación es la misma que en las movilizaciones anteriores. A pesar de los anuncios de diferentes administraciones durante las pasadas semanas, el tiempo pasa “sen ningún cambio”.

“Non temos ningunha noticia das administracións, que están de espaldas completamente ás necesidades que temos de que se cumpra todo o acordado”, explicaba ayer el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Corbacho, que añadía que las movilizaciones continuarán cada semana hasta que haya algún cambio.

Corbacho apuntaba ayer que, a día de hoy, “estamos constatando que se está facendo un incumprimento flagrante de todo o que había” y, al mismo tiempo, señala que “se está facendo o que consideramos que é un baleirado sistemático de activos”.

A este último respecto afirma que se están deshaciendo de materias primas “necesarias” para el arranque del aluminio primario. “Son máis de 40 camións os que sacou esta xente de aquí, máis de 1.000 toneladas de materia prima que estaban almacenadas para poder cumprir esa parte do acordo do posible rearranque das series de electrolisis”, explicaba el presidente del comité sobre la situación tras la compra de la factoría por parte del Grupo Riesgo.

“Esa é a realidade”, añadía, al tiempo que denunciaba “impagos” de los últimos salarios, además de “outros complementos salariales importantes que toda a vida cobraron os empregados da fábrica”, indicaba Corbacho.

Intervención
En esta décima semana de protestas, continúan solicitando lo mismo que desde el principio, la intervención de la planta, ya que consideran que no se están cumpliendo los acuerdos a los que se llegó en su momento para la venta de Alcoa a Parter, a quien después compró la propiedad Riesgo.

Consideran que las administraciones deberían “ser solución”, no impedimento, motivo por el que afirman que seguirán solicitando que tomen parte en el problema.

Además, Corbacho apuntaba ayer que no entendía cómo “unha empresa que di que non quere vivir de subvencións (en referencia a Riesgo)” aceptó una “da Xunta de Galicia, que parece ir en contra do que din o resto”.

Son diez semanas pidiendo la intervención de la factoría, e incluso denunciando en ocasiones la “persecución” a los sindicatos, que siempre se mostraron críticos con los procesos de venta de la antigua Alcoa.

Comentarios