miércoles 16.10.2019

El embalse de Cecebre roza el máximo de su capacidad un año después de la sequía

Actualmente se encuentra cerca del 60%, límite permitido, y muy lejos del 29,7% de hace doce meses

El embalse de Cecebre se encuentra cerca del máximo permitido para esta época del año | pedro puig
El embalse de Cecebre se encuentra cerca del máximo permitido para esta época del año | pedro puig

En solo un año el embalse de Cecebre ha pasado de estar casi en su punto más bajo a rozar el máximo permitido por Augas de Galicia para esta época del año, el 60%.
Esta semana el pantano se encontraba al 59,7% de su capacidad, apenas unas décimas por debajo de la cantidad máxima que permite el órgano adscrito a la Consellería de Medio Ambiente e Infraestructuras de la Xunta y que se encarga de gestionar los asuntos hidrológicos con el fin de evitar posibles inundaciones.  El máximo permitido para las presas varía dependiendo del momento del año. 


Para los actuales meses, que son teóricamente lluviosos, Augas de Galicia establece que el límite quede fijado en el 60% de la capacidad total.
Fuentes de la Empresa Municipal de Aguas de A Coruña (Emalcsa) señalan que este año está siendo “particularmente lluvioso” y por ello el pantano se encuentra más lleno de lo habitual. La media registrada durante los últimos cinco años es del 51,7%, ocho puntos menos por debajo de la situación actual.

El dato de esta semana contrasta con lo que sucedía hace ahora exactamente un año. Por aquel entonces el embalse de Cecebre presentaba unos registros de capacidad del 29,7%, lo que representaba casi su punto más bajo. Según Emalcsa, no llovió desde mayo y no se produjeron precipitaciones hasta los primeros días de diciembre.

La ciudad se encontraba por entonces en situación de prealerta por sequía y se produjeron restricciones en el uso de agua para determinados aspectos, las primeras que se establecían en diez años. El consumo en fuentes públicas, la eliminación del baldeo de calles para su limpieza y la reducción de los riegos de jardines públicos y privados fueron algunas de las decisiones que tomaron el Ayuntamiento y los del área metropolitana, aunque no se impusieron restricciones al consumo particular.

Comentarios