miércoles 16.10.2019

La elección del nuevo líder de la Marea condiciona el posible pacto con el PSOE

Xiao Varela y Iago Martínez se perfilan como las personas que se disputarán la cabeza de la formación

Xaio Varela y Iago Martínez flanquean a Xulio Ferreiro de camino al salón de plenos  | aec
Xaio Varela y Iago Martínez flanquean a Xulio Ferreiro de camino al salón de plenos | aec

La vinculación entre el Gobierno central y el de A Coruña se hace más patente que nunca en este período postelectoral en el que la formación de los equipos que regirán los destinos de españoles y coruñeses está por hacer. Tanto en Madrid como en la ciudad herculina los socialistas buscan los apoyos suficientes para conseguir el poder y la fórmula podría ser la misma en ambos casos: una alianza con Podemos.


Con todo por decidir en el panorama nacional, los pactos municipales cobran especial importancia en las negociaciones a alto nivel. El hecho de que la formación de Pablo Iglesias pueda recuperar cierta cuota de poder entrando a formar parte de los Gobiernos locales socialistas después de haber perdido no pocas alcaldías es un punto a tener en cuenta a la hora de que su partido vote por la investidura de Pedro Sánchez como presidente. Y en sentido opuesto, una posible inclusión de los podemitas en el Ejecutivo central podría tener como contraprestación –sugerida desde Madrid– que la formación morada facilitase las alcaldías socialistas.

Corrientes opuestas
En el caso de A Coruña, del mismo modo que hace cuatro años la Marea contó con el respaldo del Partido Socialista para llegar a María Pita, la opción natural para que Inés Rey se convierta en la primera regidora de la ciudad elegida democráticamente es contar con los síes de los mareantes. Y el peso que puedan tener en esa votación las directrices llegadas desde la dirección de Podemos dependerán de otra decisión, la que determine si el liderazgo del partido recae en el hasta ahora jefe de Gabinete de Alcaldía, Iago Martínez, o en el que durante estos últimos cuatro años fue concejal de Regeneración Urbana y uno de los hombres fuertes del Ayuntamiento, Xiao Varela.

Martínez y Varela representan corrientes opuestas en lo relativo a la relación con el partido de Iglesias. Mientras que el primero, en consonancia con el alcalde en funciones, Xulio Ferreiro, se ha alejado progresivamente de la formación nacional, el segundo es uno de los principales vínculos entre los dos partidos. Fue, de hecho, Xiao Varela el representante municipal –y de la Marea– en las últimas visitas de los líderes de Podemos a la ciudad. Primero el 8 de abril, con Irene Montero en Palexco, en una cita en la que se excusó la ausencia de Xulio Ferreiro explicando que estaba de viaje. Y unas semanas después, el día 25, durante la visita de Pablo Iglesias a la lonja. En esa ocasión, no llegó a justificarse que el alcalde no acudiese a la cita.

La creciente responsabilidad que adquirió el concejal de Regeneración Urbana a medida que avanzaba el mandato hace pensar en ciertos sectores dentro del partido que será este quien asuma el puesto dejado por Xulio Ferreiro dentro de Marea Atlántica, donde buena parte de la Rede (nombre con el que se conoce a la asamblea de la formación), además, es afín a Podemos.


No obstante, la privilegiada posición de Iago Martínez, principal asesor del alcalde y al que este mencionó de manera destacada en su despedida de la vida política, le colocan, a juicio de muchos, como sucesor natural de Xulio Ferreiro, tanto dentro de la Marea como del grupo municipal. Tanto es así que, pese a ser el número siete en la candidatura para las elecciones municipales, tras hacerse oficial la renuncia de Ferreiro a su acta como miembro de la corporación –que posibilita la entrada de Martínez en el grupo– se especula con que el ex jefe de Gabinete lidere la formación. En su favor a la hora de establecer las nuevas bases de la relación con el PSOE cuenta el hecho de que ya participó de forma activa en las negociaciones para la formación de Gobierno hace cuatro años, cuando el partido que buscaba apoyos era el suyo. La falta de sintonía con los socialistas y el evidente distanciamiento con Podemos pueden jugar en contra de los intereses de Inés Rey.


La formación de Gobierno en A Coruña parecer ser una jugada a varias bandas en las que los intereses locales se relacionan con los nacionales y en la que las conversaciones durante la próxima semana se presumen intensas y prolongadas.

Comentarios