sábado 23/1/21

El mal tiempo desluce el récord de 7.000 cruceristas al reducir las rutas turísticas por la ciudad

El Puerto alcanzó ayer el récord máximo de cruceristas de toda su historia, 7.000 personas sin contar a la tripulación, gracias a la escala de los buques “Ventura” y “Independence of the seas”, si bien el tiempo hizo que muchos turistas se quedaran a bordo o redujeran el paseo a la mínima expresión.

gran parte del pasaje se quedã³ abordo de los buques javier alborã©s
gran parte del pasaje se quedã³ abordo de los buques javier alborã©s

El Puerto alcanzó ayer el récord máximo de cruceristas de toda su historia, 7.000 personas sin contar a la tripulación, gracias a la escala de los buques “Ventura” y “Independence of the seas”, si bien el tiempo hizo que muchos turistas se quedaran a bordo o redujeran el paseo a la mínima expresión. Pese a todo, desde la consignataria reconocieron que al tratarse de la última escala en ambos viajes los turistas dejaron algo más de dinero, como suele ocurrir en estos casos.

Los pasajeros hicieron algo más de gasto por tratarse de la última escala de cada viaje


A primera hora de la mañana los primeros cruceristas, llegados a bordo del “Ventura”, comenzaron a dejarse ver por la ciudad pero la ropa de la mayoría dejaba ver que no estaban preparados para la lluvia. Parte de los del “Independence of the seas” –el buque de mayor capacidad que hace parada en A Coruña–, que llegaron en torno a las 10.30 horas, lo hicieron más acorde a la situación meteorológica.
El propio director de la consignataria Rubine e Hijos, Luis del Moral, reconoció que bajó gente a tierra pero menos de lo esperado. “Lo malo es la lluvia”, comentó unas horas después de que los transatlánticos hubiesen llegado a puerto. Del Moral explicó que el pasaje, mayoritariamente británico, realizó muy pocas excursiones también debido a las intensas lluvias. “Del ‘Ventura’ salieron seis autobuses, y del otro buque poca gente”, concretó el director de la consignataria. Tampoco fue un día demasiado positivo para las empresas privadas que ofertan visitas guiadas a lo largo del Paseo Marítimo, comentó un empleado.
El dato positivo para la economía de la ciudad es que los turistas que se animaron a lanzarse a las calles –pese a que muchos lo hicieron con los comercios todavía cerrados– gastaron dinero. Al menos esa era la previsión de Rubine e Hijos, según experiencias anteriores. “Este es el último puerto de los dos cruceros antes de llegar a casa y la gente se gasta más”, comentó Luis del Moral. La explicación lógica es evitar el cambio de divisas una vez atraquen en Southamptom.
De hecho, hace unos días el presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor, se mostraba satisfecho por la “llegada masiva de cruceros” y felicitaba a Ayuntamiento y Autoridad Portuaria. “Los rusos son los que más gastan pero toda llegada, en general, es buena”, recalcó.

quejas de los taxistas
No lo vieron así los taxistas que se apostaron en las inmediaciones de la terminal de pasajeros a la espera de alguna carrera que arreglase la jornada. “Los peores clientes son los ingleses”, comentó Antonio Patiño, que recalcaba la necesidad de atraer a más americanos. “Nos gustaría que vinieran más porque son más desprendidos con el dinero, al igual que los rusos, que no regatean ni preguntan precios”, subrayó.
Sin embargo, los resultados de ayer no son la principal inquietud del gremio, que exige tener los mismos derechos de entrada a los muelles que tienen los autobuses de las excursiones. “Estamos agradecidos de que vengan transatlánticos porque nos sirve para ganar algunos clientes pero la primera captación la hacen los autobuses y nosotros no tenemos indicaciones, ni precios ni publicidad”, recalcó Patiño. Así, reclamó que se les permita colocarse al pie de los cruceros. Su compañero Perfecto Mata reiteró la petición: “El taxi debería estar a pie de escalera; si no hubiese sitio, vale, pero lo hay”.
Otro conductor pedía, únicamente, tener una oficina que informarse de las tarifas, los servicios y las rutas especiales para cruceristas.

Comentarios