domingo 9/8/20

El asesino confeso de los mellizos de Monte Alto y la madre declaran hoy en la Audiencia por el crimen

Desde hoy y durante cinco sesiones, el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial revivirá los detalles que rodearon la muerte de Adrián y Álex Bergantiños, los dos mellizos de diez años que fueron asesinados a golpes en el verano de 2011 en el piso de Monte Alto donde vivían.

el suceso conmocionó a los vecinos de la calle de andrés antelo en agosto de 2011	cabalar / efe
el suceso conmocionó a los vecinos de la calle de andrés antelo en agosto de 2011 cabalar / efe

Desde hoy y durante cinco sesiones, el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial revivirá los detalles que rodearon la muerte de Adrián y Álex Bergantiños, los dos mellizos de diez años que fueron asesinados a golpes en el verano de 2011 en el piso de Monte Alto donde vivían. Si es cierto que la autoría del crimen no se pone en duda, el juicio deberá servir para esclarecer el clima en que los dos hermanos pasaron los últimos años de su vida, en especial, desde que comenzaron a convivir con el que sería su asesino, el compañero sentimental de su madre.

La Fiscalía tiene la certeza de que la paliza que acabó con la vida de los dos niños no fue la única que recibieron, tanto del autor confeso del suceso como a manos de su propia madre. El escrito de acusación detalla hasta ocho episodios violentos más, perpetrados indistintamente por él o ella, y de los que fueron testigos vecinos y conocidos.

Es en esa convicción de que también la progenitora, no solo consintió, sino que además desplegó conductas violentas –psíquicas y físicas– sobre los mellizos que la acusación pública reclama para ella la pena de 11 años de cárcel, mientras que para el que hasta aquel 21 de agosto de 2011 era su compañero sentimental pide 50 años.

cinco sesiones

En la mañana de hoy está previsto que declaren ante el tribunal encargado del enjuiciamiento los dos acusados, que ya en varias ocasiones expusieron su versión de los hechos a la jueza instructora: él, para reconocer que aquella tarde perdió los nervios con los niños y los golpeó hasta la muerte con dos baldas de madera y el soporte de un sillín de bicicleta; ella, para asegurar por activa y por pasiva que no solo no maltrataba a sus hijos pese a que a veces se comportaban de manera conflictiva, sino que tampoco sospechaba que su pareja lo hiciera. Queda todavía por saber si en la vista de hoy prestarán declaración o, por el contrario, se acogerán a su derecho a guardar silencio.

Desde el miércoles y durante cuatro sesiones más de juicio pasarán por la Audiencia algunos de los vecinos y amigos, que en fase de instrucción hablaron de los insultos y golpes a los que los menores eran sometidos, incluso en público. También testificarán varios de los profesores de los mellizos, que tuvieron relación con el autor confeso del crimen unos meses antes del suceso, y los médicos forenses que realizaron las autopsias y examinaron a los dos acusados, para determinar si alguno de ellos sufría alguna patología mental que pudiera haberle condicionado en sus acciones. Asimismo, deberán comparecer los policías que atendieron la llamada en la que el principal acusado confesaba el asesinato y todos cuantos intervinieron en la investigación.

Comentarios