martes 26.05.2020

El Ejecutivo establece que los bañistas deben disponer de cuatro metros cuadrados de superficie en las playas

Ante las variaciones de la marea, Riazor y Orzán no contarán con aforo fijo, sino que serán los agentes los que lo regulen
La playa de Riazor se vallará y se creará un punto de acceso | patricia g. fraga
La playa de Riazor se vallará y se creará un punto de acceso | patricia g. fraga

El Gobierno estatal publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las normas básicas para el acceso y disfrute de las playas, que completa el protocolo anunciado esta misma semana por el Ayuntamiento de A Coruña. Una de las principales novedades de las reglas puestas por el Ejecutivo central es el cálculo del aforo máximo permitido, que dispone que la superficie a ocupar por cada bañista sea de, aproximadamente, cuatro metros cuadrados.

En el BOE se lee también que para calcular la superficie útil de playa a utilizar se contará en situación de pleamar. Desde el Ayuntamiento explican que serán los agentes de la Policía Local, que contarán con un puesto en la coraza del Orzán, los que, según el estado de la marea, decidan el aforo de los arenales de Riazor y Orzán en cada momento.

Otra de las novedades que incluye el Gobierno central, y que se incorporará al protocolo municipal, es la utilización de las duchas y lavapiés al aire libre, que en un principio no se iban a poder utilizar.

La orden publicada en el boletín oficial ofrece también una nueva posibilidad para el acceso y control de las playas, como es poner una limitación de tiempo en las mismas. En el caso de la ciudad herculina, fuentes municipales explican que esta medida no se tomará, ante la inviabilidad y la inexistencia de un método para controlar los tiempos de cada usuario en las playas.

Protocolo de uso

En los últimos días, tanto la alcaldesa, Inés Rey, como la concejala de Medio Ambiente, Esther Fontán, fueron detallando las medidas de este protocolo para el uso de los arenales, cuya mayor novedad será el control de aforo y acceso, que ejercerán los agentes de la Policía Local.

Las playas con escaleras, contaran con una de estas vías para el acceso y otra para la salida. En el caso concreto de As Lapas, tal y como explicó Rey el pasado viernes, “se vallará el acceso y establecerá un camino para bajar y otro para subir”, mientras que en los casos de Riazor y Oza, los cuales no tienen delimitados los accesos, “se vallarán y se pondrán puntos específicos de entrada y de salida”.

En el momento en el que los agentes observen un aforo mayor en los arenales, se cerrarán las entradas a los mismos hasta que se controle la situación. Una vez empiece a salir gente, los policías permitirán la entrada a nuevos bañistas, hasta que se vuelva a alcanzar el aforo máximo que la marea permita en ese momento.

La regidora herculina apelaba el pasado viernes, ante el comienzo del uso de las playas, que empezará mañana, a la “responsabilidad de cada uno, a aplicar el sentido común, a mantener la distancia de seguridad necesaria y las medidas de higiene para evitar contagios”, a lo que añadía que “a partir del lunes, sentidiño en los arenales”.

Por lo tanto, mañana, con el inicio de la Fase 2, los coruñeses podrán hacer uso de todas las playas urbanas, siempre que no se supere el aforo.

Comentarios