miércoles 23.10.2019

La edil de Tráfico apura la conexión metropolitana para el final del mandato

A medida que se acerca el mes de mayo, cada vez son más las prisas por acabar todos los deberes pendientes. En el área de Movilidad, de la que es máxima responsable Begoña Freire, una de estas asignaturas por aprobar es la conexión interurbana, que figura en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) presentado en febrero.

Freire, durante la presentación de la Semana Europea de la Moviildad
Freire, durante la presentación de la Semana Europea de la Moviildad

A medida que se acerca el mes de mayo, cada vez son más las prisas por acabar todos los deberes pendientes. En el área de Movilidad, de la que es máxima responsable Begoña Freire, una de estas asignaturas por aprobar es la conexión interurbana, que figura en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) presentado en febrero. Y la propia Freire reconoció ayer, durante la presentación del programa de la Semana de la Movilidad, que “en estos tres años se ha avanzado poco o nada”. Sin embargo, ha negado que el gobierno de Carlos Negreira haya abandonado el proyecto para un hipotético segunda vuelta: “Se hará realidad en este mandato”.
Desde hace meses se está realizando un estudio para determinar las medidas a adoptar y Freire se ha escudado en la complejidad del mismo para explicar que todavía no se haya concretado ninguna medida. “Hay que pensar que tenemos 847 rutas diarias que tenemos que encajar”, señaló la edil de Movilidad. La idea es que un ciudadano del área pueda subirse a un autobús y que este, con uno o dos transbordos le deje en el centro de la ciudad, con una eficiencia comparable a la que podría ofrecer un coche, pero sin el problema del aparcamiento.
  Y para conseguirlo, es necesaria una cuidada planificación: “Lo que no podemos es poner en marcha la penetración del interurbano sin analizar de forma pormenorizada por donde entra y por donde para. Tenemos que llevar al ciudadano del área metropolitana a  donde quiere ir”, insistió Freire.
 
a la comisión
Hay que tener en cuenta que se parte casi de cero, porque en el PMUS solo hace referencia a las posibilidades de mejora que existen en este servicio, y propone la creación de una comisión técnica. Una vez este complicado análisis  este hecho (el PMUS tardó casi un año), será llevado a la comisión de transporte metropolitano para que lo examine.
Si se da el visto bueno antes de mayo, como preve la concejala, podría reducir el número de vehículos que abarrotan cada día Alfonso Molina (unos 50.000).  Pero hay que tener en cuenta que también incluye un carril para el transporte público en la avenida,  que por ahora no existe. n

Comentarios