domingo 24/1/21

Ecos do Sur celebra su 25 aniversario con la intención de recuperar sus orígenes

La ONG Ecos do Sur celebra estos días su 25 aniversario con diversas actividades entre las que la “silla del migrante” sirve para hacerse selfis y compartirlos en las redes sociales, todo con el fin de que la organización obtenga mayor presencia en la sociedad.

Susana Blanco, en la “silla migrante” que recorre diversos puntos de la ciudad estos días	patricia g. fraga
Susana Blanco, en la “silla migrante” que recorre diversos puntos de la ciudad estos días patricia g. fraga

La ONG Ecos do Sur celebra estos días su 25 aniversario con diversas actividades entre las que la “silla del migrante” sirve para hacerse selfis y compartirlos en las redes sociales, todo con el fin de que la organización obtenga mayor presencia en la sociedad.
“Estamos intentando que sean actos de visibilización y sensibilización, que la gente nos conozca y salir a la calle. Están funcionando bastante bien y la gente se está animando con la silla y la Torre de azul nos hizo mucha ilusión”, explica Susana Blanco, directora de la ONG, quien también quiere que estos actos sirvan como homenaje para aquellas personas formaron parte, de una manera u otra, de Ecos do Sur.
Aunque este cuarto de siglo es muy importante para la organización y no quieren olvidarlo, su actitud es de mirar hacia el futuro. “Lo que más nos interesa es lo que viene por delante y mantenernos 25, 50 o 100 años más. Que la gente sepa lo que hacemos y nuestros fines sociales y luego que cada uno ayude lo que pueda”, destaca Blanco.
Actualmente, esta agrupación se encuentra “en un momento bonito, de consolidación y de grandes retos”, relata Blanco, quien tiene muy claro hacia dónde quieren ir. “Ecos do Sur nació centrada en la cooperación al desarrollo”, situación que cambió en los últimos años por lo que “amplió sus fines sociales y no solo trabaja con la migración, sino que con la crisis amplió el espectro para luchar por la igualdad y la participación, incluidos los españoles”.
Así, la ONG cuenta con quince miembros y un centenar de voluntarios, que afrontan este 25 aniversario con grandes aspiraciones y algo de nostalgia. “Nos gustaría seguir con esa faceta, pero también volver a ese espíritu inicial, tenemos el reto de trabajar aquí y también en origen”, afirma Blanco.

proyectos
Para este año, uno de los principales proyectos se centrará en la integración sociolaboral de las mujeres víctimas de género, situación que “en el colectivo migrante es más frecuente de lo que nos gustaría”.
La directora de la ONG cuenta que atienden anualmente a unos mil usuarios y que en sus 25 años de historia están cerca de 25.000. “Son grandes cifras”, asegura Blanco, quien explica que lo que necesitan son “más socios”, ya que ahora no alcanzan el centenar.
Susana Blanco se convirtió en directora de Ecos do Sur el pasado mes de feberero tras nueve años en el mundo de la educación universitaria y se ha encontrado con aspectos muy llamativos.
“Hay que conjugar la planificación y la improvisación aunque sean contradictorias, pero eso también lo hace bonito. Luego están las historias de vida de la gente, que son tremendas”, dice.
Uno de los problemas habituales con los que se encuentra Ecos do Sur es que la población no tiene muy claro lo que hacen exactamente, por ello estas actividades de visibilización. “A veces no te conocen todo lo que quisieras o se tiene una imagen nublada. En ese sentido somos ambiciosos y queremos que se nos conozca más”, dice. Por ello, explica que entre sus intenciones está “volcarnos mucho a la ciudad y relacionarnos con el tejido asociativo y las empresas”.

Comentarios