viernes 4/12/20

El economista Edward Altman acusa al Banco de España de cometer un “grandísimo error” al no prever la crisis

El reputado economista Edward Altman ofreció ayer una conferencia en Afundación invitado por Abanca y el Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (Ieside). En su papel de experto explicó los modelos de predicción de impagos

El experto Edward Altman, ayer, en Afundación | javier alborés
El experto Edward Altman, ayer, en Afundación | javier alborés

El reputado economista Edward Altman ofreció ayer una conferencia en Afundación invitado por Abanca y el Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (Ieside). En su papel de experto explicó los modelos de predicción de impagos pero no se olvidó de opinar que el Banco de España incurrió en un “grandísimo error” al no ampliar su base de datos para prever la crisis económica que se avecinaba.


Ante un público próximo o interesado por el mundo económico, Edward Altman desgranó ayer parte de sus estrategias para analizar los riesgos crediticios y la predicción de quiebras. Por la mañana, ante los medios, había reconocido algunas flaquezas de España a la hora de prepararse para la recesión económica que comenzó en 2008.


El calificado como “eminencia mundial” por el sector financiero acusó, de alguna forma, al Banco de España de haber cometido un “grandísimo error” al no ver venir la crisis, puesto que se basó en los informes de agencias de rating.


En opinión del conferenciante, al regulador español le tocada “haber hecho sus propios análisis”. Desde su punto de vista la tendencia del país ya estaba “muy clara” en 2009, como en Grecia o Italia, y esto no se supo ver. Antes de esta nefasta situación el “Banco de España gozaba de buena reputación” como un organismo “innovador, adelantado, riguroso y duro comparado con otros”.

Control de proximidad
Al menos así lo vio cuando visitó España como investigador en 2002. Respecto a la situación actual, se congratuló de que se haya reducido el riesgo económico del país “como resultado de la mejora de la economía”. No obstante, instó al regulador a controlar de forma directa a las entidades financieras y a contar con los balances del sector privado a la hora de hacer sus estudios.
Altman reflexionó acerca de que estas estadísticas o números de las empresas hubiesen ayudado a augurar la crisis y también, hoy en día, serían positivos para “mirar la salud financiera” de una nación en cuestiones como “el PIB, el desempleo...”.


Respecto a su trabajo actual, el economista se mostró ilusionado por una nueva etapa que comienza con la implantación de su equipo en el Reino Unido para trabajar en la creación de modelos para clientes europeos. Antes ya había conseguido este hito en los Estados Unidos, cuando todavía estaba escribiendo su tesis doctoral en California.


De sus primeras experiencias europeas explicó su colaboración con la Bolsa de Italia, a la que ayudó en la salida de minibonos de pequeñas compañías como alternativa a la falta de financiación que se impuso desde los bancos en ciertos momentos de la recesión. “Es muy importante entender lo que ha sucedido después de la crisis en Europa”, destacó, al tiempo que apuntó a las fusiones de las cajas y bancos en muchas naciones y a la reconstrucción de estas instituciones.

Comentarios