domingo 25/10/20

Dos mujeres resultan heridas graves en un choque frontal contra un camión

“Salió del coche, estuvo hablando conmigo un momento y en cuanto llegaron las ambulancias, se desmayó. Cayó redonda”. Así explicaba Santiago López, una de las víctimas, lo que había ocurrido después de que alcanzara con su BMW el Ford Fiesta en el que viajaban dos mujeres, madre e hija, de 41 y 66 años respectivamente, que tras chocar con un camión que circulaba en dirección contraria, acabaron en la UCI del hospital Universitario.

el vehículo en el que viajaban las dos mujeres resultó destrozado después de tres golpes quintana
el vehículo en el que viajaban las dos mujeres resultó destrozado después de tres golpes quintana

“Salió del coche, estuvo hablando conmigo un momento y en cuanto llegaron las ambulancias, se desmayó. Cayó redonda”. Así explicaba Santiago López, una de las víctimas, lo que había ocurrido después de que alcanzara con su BMW el Ford Fiesta en el que viajaban dos mujeres, madre e hija, de 41 y 66 años respectivamente, que tras chocar con un camión que circulaba en dirección contraria, acabaron en la UCI del hospital Universitario. Según fuentes de este mismo centro, se recuperan de sendos traumatismos craneoencefálicos graves.

Las víctimas se saltaron un stop al acceder al carril
que transcurre por encima de la rotonda de Casablanca


“Lo que ocurrió es que se saltaron el stop”, aclara López. Él se dirigía a las nueve menos diez de la mañana al puerto por la carretera que lo único con la avenida de Novo Mesoiro cuando, a la altura de la rotonda de Casablanca, el Ford Fiesta se incorporó sin respetar la señal que le obligaba a detenerse. “Entró así, sin mirar”, continúa. En sentido contrario, subía el paso elevado un camión de Trans-Oreiro, cargado con vigas de hierro, a cuyo volante iba José Manuel Pérez Lema: “Lo peor es que, cuando vio que el BMW del chico estaba demasiado cerca, quiso frenar”.
El resultado fue un choque que envió el turismo contra el guardabarros delantero izquierdo del camión de diez ruedas para rebotar y acabar estrellándose contra la barrera que evita la caída de varios metros hasta la rotonda.
Viendo lo que había ocurrido, López bajó de su vehículo y se acercó al Ford Fiesta, donde encontró a las dos mujeres aún conscientes. Según el joven, de 26 años, la conductora tuvo tiempo de pedir disculpas por su descuido antes de perder el conocimiento. Fue identificada por la Policía Local como M.M.G.M y su madre como E.M.G. Las dos fueron trasladadas por una ambulancia del 061.
El único de los implicados en el siniestro que resultó ileso fue Lema, que reconoció que apenas sintió el impacto del choque debido a la diferencia de peso entre ambos vehículos. Por su parte, el joven rechazó ser trasladado también a pesar de que le dolía el brazo y el cuello (sanitarios de Cruz Roja le pusieron un collarín) y decidió marcharse por sus propios medios.
Mientras tanto, la Policía Local tuvo que cortar este acceso al puerto durante más de dos horas, de manera que todo el tráfico de mercancías tuvo que reconducirse por la avenida de Ramón y Cajal, lo que causó ciertas complicaciones en la circulación.
Sin embargo, el corte era necesario para que las grúas pudiesen retirar los vehículos siniestrados. Fue necesaria una de gran capacidad para llevarse el camión, que perdió una gran parte de su parachoques frontal, que tuvo que ser retirado antes de poder ser trasladado; mientras, el Ford Fiesta fue retirado pasada una hora. A las once y media, la circulación volvió a la normalidad.

Comentarios