Jueves 13.12.2018

Detenidos tres hombres por agredir a otras tantas mujeres durante disputas domésticas

Uno de ellos golpeó a su cuñada con una silla metálica en la cara en una casa del Agra do Orzán

archivo ec
archivo ec

La Policía Local intervino en varias agresiones a mujeres que tuvieron lugar entre el lunes y el martes y que culminaron con la detención de tres hombres. Uno de ellos, de 37 años, que había golpeado con una silla en la cara a su cuñada, fue arrestado por un delito de lesiones en el ámbito familiar y los otros dos, por violencia de género. En todos los casos, las víctimas recibieron asistencia médica, aunque ninguna de sus heridas revestía gravedad

El primer caso se dio el lunes a las diez menos veinte de la mañana, cuando la sala del 092 recibió una llamada alertando de un ataque a una mujer en la avenida de Alfonso Molina, en la plaza de Cabanas. Resultó ser una joven de 22 años que explicó que cuando salía de la casa donde trabaja para pasear el perro del dueño, su exnovio la había abordado y pegado un puñetazo en la cabeza y otro más, cuando caminaban.

La víctima no solicitó asistencia aunque manifestó su intención de acudir a un centro sanitario. Lo que sí hizo es proporcionar a los agentes el número de teléfono móvil de su antigua pareja. La Policía Local le llamó y se presentó en ese mismo lugar cuarenta minutos más tarde: justificó la agresión explicado que estaba borracho y que solo había ido a pedirle las llaves de la casa para llevarse sus cosas.  

Por los pelos 
A la una y media de la tarde de ese mismo día, en una vivienda de Riazor, otra patrulla del 092 se encontró un caso parecido: una mujer había sido agredida por su exmarido y encontraron a la víctima esperándoles en el portal. Al parecer, cuando ambos subían al domicilio para recoger a su hija menor, comenzaron a discutir y el hombre la agarró de los pelos en presencia del bebé .


Además, la víctima les enseñó una grabación en el móvil que contenía amenazas. En ese momento, el sospechoso, de 32 años bajó las escaleras y reconoció los hechos antes de ser puesto bajo arresto. 
Al día siguiente, pasadas las tres de la tarde, la Policía Local acudió a una disputa familiar en una vivienda del Agra do Orzán, donde se encontraban cuatro mujeres. Una de ellas se hallaba sentada en el sofá y sangraba abundantemente. De hecho, los agentes descubrieron un rastro de sangre por el pasillo de la vivienda desde donde tuvo lugar la agresión hasta el sofá. 


Según les relató una hermana de la agredida, todo había ocurrido apenas unos minutos antes:  el responsable habría sido el marido de su otra hermana, durante una discusión en la que participó, además, la madre de estas. En un momento dado, el hombre golpeó a la víctima con una silla metálica en la cara antes de abandonar la vivienda. 

Las otras hermanas y la madre confirmaron lo ocurrido pero cuando consiguieron que el sospechoso regresara, este afirmó que solo había actuado en defensa propia aunque eso no le libró del arresto por lesiones en el ámbito familiar. La hermana herida presentaba una posible rotura de nariz, así que se la trasladó al Complejo Hospitalario Universitario.

Comentarios