Jueves 13.12.2018

El desplome del falso techo de un bar causa alarma en el Orzán

La dueña se encontraba en la terraza cuando tuvo lugar el incidente

El local del Orzán sufrió daños importantes | javier alborés
El local del Orzán sufrió daños importantes | javier alborés

El estrépito provocado por la caída del falso techo de escayola del bar Santa Comba, causó la alarma en la calle del Orzán, donde está ubicado. Felizmente, la dueña del local, una sexagenaria, se encontraba en esos momentos disponiendo las mesas y sillas de las terrazas y no había nadie en el interior, de manera que la escayola no alcanzó a nadie. Los bomberos se ocuparon de sanear el techo y asegurarse de que no había peligro de que se desprendiera más material.

Según pudieron determinar los bomberos a partir de una inspección, el falso techo había cedido debido a que las instalaciones eran bastante antiguas. En total, llegó a desprenderse una superficie de casi 50 metros cuadrados, aunque la mayor parte se desplomó sobre la barra. Después de que los bomberos se retiraran, el local ya no podía recibir a los clientes, así que la propietaria se vio obligada a echar el cierre. 

Es un incidente que recuerda al que tuvo lugar en enero en un local de la calle de La Torre. En aquella ocasión, el bar afectado fue El aperitivo, en el número 65 de la calle, que se convirtió en el escenario de un espectacular suceso cuando el suelo del piso de arriba, que estaba en obras, se desplomó sobre el local, en el que se hallaban catorce personas. Lo que pudo convertirse en una tragedia se saldó con solo una víctima, una mujer de 40 años que presentaba heridas en la cabeza y la mano, y que pudo salir por su propio pie del local.
Víctima de un cascote 


También ayer un grave incidente tuvo lugar  poco antes de las cuatro y media de la tarde en otro bar, el Madia Leva, en el número 78 de la calle del Matadero, donde una cliente que se hallaba sentada en la terraza fue alcanzada en la cabeza por un trozo de fachada que se había desprendido a la altura del cuarto piso. La víctima tuvo que ser trasladada al hospital con un traumatismo en la cabeza. 


Poco después, los Bomberos se encargaban de sanear la fachada del edificio. El material desprendido se encontraba en la medianera entre Matadero 76 y 78 y retirarlo todo fue un trabajo laborioso, aunque la fachada no se hallaba en muy mal estado. Los bomberos tuvieron que trabajar durante casi dos horas para dejarlo en unas condiciones que garantizaran que ningún cliente del bar correría peligro en la terraza. 

Calle cortada 
Por otro lado, la Estrecha de San Andrés permanecía cortada ayer al tráfico, un día después de que el lunes se advirtiera que corría riesgo de derrumbe. El Ayuntamiento confirmó que una técnica da Oficina Municipal de Rehabilitación constató el estado del inmueble sito en el número 11 de esa calle, edificio que por su situación de ruina física se había ordenado  demoler en 2014, aunque que manteniendo la fachada, por ser un elemento catalogado protegido. 


La inspección constató que la galería está muy deteriorada. Previsiblemente, el corte de tráfico se mantendrá por unos días hasta que el propietario retire la galería, o lo haga el Ayuntamiento de manera subsidiaria, dado el carácter urgente de la medida.

Comentarios