Domingo 26.05.2019

El desacuerdo sobre las indemnizaciones vuelve inminente la huelga de basuras

El Ayuntamiento reconoce que no fue posible acercar posturas y recurre al Consello de Relacións Laborais

La reunión de ayer con el comité de Albada concluyó con la firma de acuerdo
La reunión de ayer con el comité de Albada concluyó con la firma de acuerdo

El peligro de una inminente huelga indefinida del servicio de recogida de basuras y limpieza viaria amenaza con polarizar la campaña de las municipales y la opinión pública, molesta por los continuos problemas generados, en principio, por averías masivas en los camiones. Las bolsas de basura amontonadas junto a los contenedores pueden volver otra vez a las calles si la empresa concesionaria, Ferrovial-Cespa, no cede a las demandas del comité de empresa, encabezado por el sindicato STL, de abonar las cuatro indemnizaciones que todavía adeuda a trabajadores o a sus familias.


La Concejalía de Medio Ambiente, de la que es responsable María García, lleva varias semanas tratando de conseguir un pacto entre patronal y trabajadores, consciente del grave perjuicio que supondría una huelga ahora. Pero aunque se han hecho avances, STL no ha modificado su fecha límite, que finaliza hoy: si no se llega a un acuerdo por la mañana, por la noche entrarán en funcionamiento solo los servicios mínimos, y la basura volverá  a la calle a diez días de las elecciones municipales. 


Cumplimiento estricto 
Con el tiempo agotado, el Ayuntamiento ha decidido recurrir in extremis al Consello Galego de Relacións Laborais para solucionar las diferencias entre  ambas partes. García señaló ayer en un comunicado que “como ata agora non foi posible achegar posturas, é o momento de acudir ao órgano qeu ten as competencias en mediación e abritraxe”. Por su parte, el departamento municipal, solicita a la empresa un “cumprimento estrito do convenio”.


Pero se trata de una maniobra que, en todo caso, no evitaría la huelga, que está convocada para esta noche. Lo único que puede conjurar el peligro es que la empresa llegue a un acuerdo con los trabajadores en la reunión programada en las instalaciones de Ferrovial–Cespa en A Grela, o con el Ayuntamiento en la reunión de las doce de la mañana en la Casa del Agua. Y no parece probable. El hecho mismo de que el Ayuntamiento haya decidido solicitar la intervención del  órgano autonómico habla de las escasas esperanzas municipales de llegar a un acuerdo en el último momento que evite lo que podría ser un grave problema para la ciudad y un desastre electoral, aunque el alcalde, Xulio Fereiro, señalara recientemente que su prioridad es el funcionamiento correcto de los servicios, y o las elecciones. 


Luis Varela, presidente el comité de empresa de Cespa, tampoco se mostró optimista al ser preguntado al respecto, y en principio parece creer que la huelga es inevitable, o casi. “Veremos lo que ocurre. Si salimos de las reuniones con las indemnizaciones, la desconvocaremos”, prometió, no obstante. 

Presión constante 
En los últimos meses, STL ha mantenido una presión constante sobre el Gobierno local con motivo de la redacción de los pliegues de condiciones de los nuevos contratos de recogida de basura y de limpieza, que por el momento sigue llevando a cabo Cespa. El sindicato mayoritario (en las dos concesiones) ha exigido que se garanticen las condiciones laborales. Pero han sido las continuas averías de los camiones desde febrero (que STL, pero no la empresa, achaca al envejecimiento del parque móvil) lo que ha provocado la acumulación recurrente de la basura, lo que ha visibilizado el conflicto. 


STL ya había advertido que el plazo para llegar a un acuerdo expiraba hoy, si la empresa “no hace efectiva la aplicación de las condiciones sociales y laborales, tales como el abono de las indemnizaciones”. Todo parece indicar que, a partir de esta noche, la campaña será más sucia.

Comentarios