Domingo 20.01.2019

Denuncian que se han paralizado los trabajos de regeneración en Penamoa

El descampado que hasta el pasado día 20 fue el asentamiento de Penamoa sigue teniendo el aspecto de un vertedero incontrolado, a pesar de las promesas municipales de regenerar el entorno que acogió el mayor poblado chabolista de Galicia durante 30 años.
El solar donde se levantaba Penamoa se mantiene lleno de escombros				           pedro puig
El solar donde se levantaba Penamoa se mantiene lleno de escombros pedro puig

 El descampado que hasta el pasado día 20 fue el asentamiento de Penamoa sigue teniendo el aspecto de un vertedero incontrolado, a pesar de las promesas municipales de regenerar el entorno que acogió el mayor poblado chabolista de Galicia durante 30 años. Desde la asociación ecologista Arco Iris le echan en cara al Ayuntamiento la cantidad de escombros que aún se acumulan en los terrenos que se encuentran al lado de la Tercera Ronda sin que nadie los recoja, “incluidos electrodomésticos en desuso que pueden suponer un riesgo ambiental importante por los productos químicos que contienen en sus circuitos de refrigeración”.

Arco Iris considera que el gobierno local está incumpliendo su propia Ordenanza Municipal de Residuos (OMR) que señala que esta clase de residuos son especiales y deben ser retirados a un punto limpio. También considera un peligro que se encuentre al lado de dos depósitos de abastecimiento de agua. De hecho, la entidad ecologista ha alertado de queestudia denunciar al Ayuntamiento a “las autoridades sanitarias y ambientales” por estos “graves incumplimientos”. También pide que se valle la zona, por lo menos hasta que “se proceda a la prometida ‘reconversión’ forestal”.

Por su parte, Ana Oreiro, portavoz de la Plataforma Ventorrillo Desmantelamiento Penamoa, reconoce que el Ayuntamiento sí comenzó la labor de regeneración, tal y como prometió, pero critica que desde hace dos semanas los trabajos se han detenido. “Los primeros días sí vimos a técnicos con monos blancos recogiendo la uralita y empaquetándolo todo, pero cada día subían menos, hasta que han dejado de venir”, explicó Oreiro, que asegura que la inicial ilusión de los vecinos al ver cómo los trabajos progresaban a buen ritmo fue desvaneciéndose a medida que lo hacía la presencia de los técnicos en el descampado.

En seis meses > Para realizar estos trabajos el plazo municipal es de más de cinco meses y supone la inversión de 300.000 euros, para devolverle a Penamoa los valores ambientales modificados en los últimos años, según había prometido el concejal de Medio Ambiente, Enrique Salvador. Se supone que después de llevarse todo el amianto y del cemento del poblado se procederá a la fase de desescombro, limpieza y regeneración de Penamoa, que servirá para eliminar el resto de basura y devolverle su aspecto silvestre.

También se contempla el aporte de tierra para respetar la topografía original del terreno (sin contar con la Tercera Ronda), la siembra de especies tapizantes para que la zona quede protegida de la erosión y la plantación de árboles. Para realizar estos trabajos el Ayuntamiento da de plazo seis meses. La primera fase, ya adjudicada, tiene un coste de 100.000 euros. De la segunda todavía no se ha anunciado su adjudicación, pero se supone que las arcas municipales desembolsarán 200.000 euros en ella.

Mientras tanto, los vecinos del entorno de Penamoa denuncian las incomodidades que les provocan las continuas quemas en una zona que se supone que está controlada por la Policía Local. “Es algo diario. En algún momento las humaredas son tan grandes que llegan a tapar las chimeneas de la refinería y nos preocupa”, asegura Oreiro, que recuerda que el material que se quema es plástico tóxico, muchas veces proveniente de electrodomésticos como televisores. Con el calor, aumenta el riesgo de que las quemas se descontrolen: “Un día se les va a ir la mano y va a haber una desgracia”.

Comentarios