viernes 4/12/20

La defensa del acusado de matar a un usuario de Padre Rubinos solicita su absolución

La Fiscalía reclama una pena de 17 años de cárcel y una indemnización para la familia de la víctima de casi 370.000 euros

El juicio comenzó ayer y se espera que continúe hasta el jueves | javier alborés
El juicio comenzó ayer y se espera que continúe hasta el jueves | javier alborés

El juicio contra un hombre acusado de apuñalar a otro el pasado 8 de enero frente al centro benéfico-social Padre Rubinos comenzó ayer en la Sección Primera de la Audiencia Provincial. La Fiscalía pide 17 años de prisión y ocho de libertad vigilada por un delito de asesinato, mientras que la defensa solicita la absolución.

El presunto agresor, que permanece en el centro penitenciario de Teixeiro en régimen de prisión preventiva desde el momento de los hechos, atacó por la espalda con un arma blanca de doble filo a la víctima, que no tuvo tiempo a reaccionar y fue alcanzada en el corazón, lo que provocó su muerte instantes después.

La Fiscalía ha aplicado a la petición de pena una circunstancia atenuante debido a que padecía “un trastorno mixto de personalidad con rasgos disociales y de inestabilidad emocional”, hecho que, unido a un consumo crónico de alcohol y otras sustancias, “hacía que tuviera disminuidas sus funciones psíquicas superiores”.

También ha pedido una indemnización de 99.496 euros para cada uno de los tres hijos de la víctima, dos de 44.220 para sus padres y otras seis de 16.582 euros para sus seis hermanos, lo que supone un total de 368.428 euros.

Por su parte, la defensa exigió la absolución al entender que el acusado, que está recibiendo tratamiento psiquiátrico, no es responsable del delito que se le imputa al no haber llevado a cabo los hechos “de forma voluntaria y consciente”, como recoge el escrito de acusación. “Mi defendido en ningún momento ha negado los hechos, que son objetivos, lo que pedimos es que se cambie la tipificación atendiendo a su condición, recogida en los dos informes psiquiátricos y uno psicológico”, explicó el abogado de la defensa, José Manuel Dapena. Señaló que el acusado, politoxicómano y alcohólico, “padece además una esquizofrenia grave”, por lo que entiende que “no basta con una atenuante leve” como ha propuesto la Fiscalía, sino que convendría absolverle de toda responsabilidad penal.

La defensa también lamentó que no se le haya permitido solicitar un informe pericial psiquiátrico ni durante la fase de Instrucción ni durante la de Audiencia, lo que supondría “una merma de los medios probatorios” de que dispone el acusado. 

Está previsto que el juicio se reanude hoy a las diez de la mañana con la declaración del acusado y de los testigos. Los informes periciales se presentarán mañana miércoles y, salvo retrasos, la deliberación del jurado popular, que quedó conformado ayer mismo como paso previo al inicio del juicio, está anunciada para el jueves.

Comentarios