martes 1/12/20

Decretan prisión comunicada y sin fianza para el presunto asesino de su exsuegra

Más de diez horas estuvo J.M.M.C. en el juzgado de instrucción número 7 por el supuesto asesinato de su exsuegra el domingo por la noche en Monte Alto.

El detenido salió de los juzgados pasadas las diez de la noche | patricia g. fraga
El detenido salió de los juzgados pasadas las diez de la noche | patricia g. fraga

Más de diez horas estuvo J.M.M.C. en el juzgado de instrucción número 7 por el supuesto asesinato de su exsuegra el domingo por la noche en Monte Alto. Desde su detención el lunes a las seis de la mañana en la pensión de Culleredo donde pasaba la noche con la pequeña raptada, transcurrieron más de 48 horas hasta su traslado ayer a las nueve de la mañana a los Nuevos Juzgados, donde relató su versión de los hechos. 
La magistrada acordó pasadas las 22.00 horas prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre de 43 años por haber acabado presuntamente con la vida de la mujer. Según fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la causa, que se sigue por un presunto delito de homicidio y otro de malos tratos a su expareja, permanece declarada secreta. Asimismo, se dictó una orden de protección sobre la hija y nietos de la fallecida.
De momento, la bebé de 21 meses está bajo la tutela de la Xunta en las instalaciones de la Consellería de Política Social “de forma temporal”, mientras no haya riesgo y su hermano, que desconoce lo sucedido, continúa bajo el cuidado de unos amigos de la madre.
Por su parte, la hija de la asesinada, que se encontró con el cadáver en el recibidor de su vivienda, recibe asistencia psicológica y jurídica según marca el protocolo de los casos vinculados a la violencia de género ya que desde el Ayuntamiento consideran que la utilización de menores para hacer daño es una variante de este tipo de crímenes, aunque la ley no lo contemple. 
El Gobierno local pide una modificación de la legislación vigente para que se tengan en cuenta las motivaciones de los autores y no se quede en que las víctimas sean compañeras o ex compañeras sentimentales o un hijo común como hasta ahora. Este mismo grito lo comparten los colectivos feministas y vecinos que se acercaron ayer al Obelisco para condenar el asesinato de la calle de Gerión y pedir más medios para combatir contra esta lacra. Otra entidad que se suma a la reivindicación es el Observatorio da Mariña, que, mediante un comunicado, denuncia la necesidad de emplear más esfuerzos para acabar con esta situación de alarma social contra las mujeres. 

Recursos
Exigen también que las instituciones se pongan a disposición de la sociedad con todos los recursos materiales y humanos precisos. El BNG propone, además, que se introduzca el término “feminicidio” en la norma. En este caso, la víctima era, según los conocidos, un bastón para la hija ya que se ocupaba en lo que podía de la educación de los dos niños. 
Los cuatro llevaban poco más de un año viviendo en el número 5 de la calle de Gerión, en el barrio de Monte Alto, donde se personó el padre de los pequeños con la intención de llevarse a la bebé que estaba al cargo de la abuela. 
La septuagenaria no presentó heridas por arma, por lo que se baraja que la muerte vino propiciada por un golpe violento, fruto posiblemente de una disputa. Tuvo que ser, eso sí, antes de las 23.30, porque a esa hora el hombre apareció con la niña en la pensión. A las cuatro, su expareja descubrió el cuerpo rodeado de sangre y avisó a un compañero de trabajo que la había dejado minutos antes. Allí, se personó la Policía Local, que puso el caso en manos de la Nacional.  Se activó la búsqueda y en menos de dos horas, los agentes del 091 y la Guardia Civil lo cogieron in fraganti en el hostal, en una operación rápida donde cuidaron mucho de que la pequeña no corriera riesgo. Al parecer, el hombre tenía síntomas de haber consumido estupefacientes. l

Comentarios