domingo 20/9/20

Decenas de jóvenes científicos revitalizan con sus proyectos todos los rincones de Santa Margarita

El Día de la Ciencia en la Calle contó con la participación de más de 40 centros educativos en esta edición

El parque de Santa Margarita acogió, un año más, las actividades por el Día de la Ciencia en la Calle | quintana
El parque de Santa Margarita acogió, un año más, las actividades por el Día de la Ciencia en la Calle | quintana

El Día de la Ciencia en la Calle volvió a ser un éxito de convocatoria en la edición celebrada ayer y ya van 23. Este año participaron alumnos de más de 40 colegios e institutos, en su mayoría de A Coruña, pero también llegados desde otros municipios. A la cita no faltaron algunos de los clásicos como los cabezudos o las grandes piezas de ajedrez aunque los grandes protagonistas fueron decenas de estudiantes que están haciendo sus primeros pinitos en el mundo de la ciencia.
Apenas unos metros después de cruzar la entrada principal del Parque de Santa Margarita los visitantes se topaban con los alumnos del CPR Plurilingüe Karbo con sus volcanes aún supurando lava, sus maquetas de partes del cuerpo humano con un ojo bien grande atento a todo aquel que pasaba y maquetas de planetas, que por algo daban la bienvenida al planetario. 
Algo más mayores y experimentados en las explicaciones, los alumnos del Instituto Ramón Otero Pedrayo no paraban de atender las consultas de los curiosos sobre su proyecto. Como lo mismo llegaban parejas jóvenes, que abuelos o familias con niños pequeños a los que este año no les tocó estrenarse en la feria científica fueron adaptando su discurso. "Son diferentes maquetas de estructuras que hemos hecho en clase de tecnología durante todo el curso", explicaban Carla e Inés tras una mesa a modo de mostrador. Estas máquinas funcionaban “mediante poleas conectadas a cables que están en contacto con unas pilas”. Para las alumnas esta iniciativa de poder mostrar el funcionamiento a sus vecinos fue “algo más productivo que no solo dar teoría” en las aulas sin más alicientes.

Experimentos sobre notas
En el colegio Calasanz Escolapios, Nuria fue más allá al poner en marcha con sus compañeros Gustavo, Sergio, Ana y Hugo un complejo análisis sobre “¿Por qué unas personas sacan mejores notas que otras?”. Nuria contaba, junto a su compañero de clase Gabriel, que se fijaron en tres parámetros: “Las horas de sueño, el ejercicio físico y las horas de uso de los dispositivos electrónicos”. Al final concluyeron que “cuanto más duermes y menos usas estos dispositivos mejores notas sacas”. 
Al otro lado de la Casa de las Ciencias, Martina, Carmen y Uxía del IES Salvador de Madariaga presentaban unas espectaculares “maquetas de todo tipo de invertebrados hechas en clase de biología”.El trabajo, con colores vibrantes y materiales de todo tipo, les llevó “dos semanas”. 
Los niños del colegio Obradoiro acudieron con muchas propuestas, entre ellas, según destacó Sofía, unas piezas para “hacer figuras platónicas, arquimedianas...”. Otros trabajaban con la novelística serie Fibonacci.

Comentarios