jueves 6/8/20

Se cumple un año desde la venta de Alu Ibérica sin producción de aluminio

La plantilla tacha el proceso de “engaño” y critican la desidia del Gobierno ante la venta de la planta
Trabajadores de Alu Ibérica, en una reciente protesta | pedro puig
Trabajadores de Alu Ibérica, en una reciente protesta | pedro puig

Hace un año se firmó la venta por parte de Alcoa a Parter Capital de las plantas de producción de aluminio de A Coruña y Avilés. No es una fecha que celebrar: en todo este tiempo, no se han cumplido los acuerdos auspiciados por la ministra de Industria, Reyes Maroto, lo que el presidente del comité de empresa de la ahora Alu Ibérica, Juan Carlos López Corbacho, llama “Proyecto Maroto”. Recuerda que, según el plan industrial que se acordó, a estas alturas ya deberían haberse puesto en marcha las cubas de electrólisis que permiten crear aluminio, pero estas permanecen inactivas. 

En parte, esto se debe a la falta de un estatuto del consumidor electrointensivo, que el Gobierno promete que se aprobará en septiembre. Por otro parte, la venta del 75% de Alu Ibérica al Grupo Riesgo por parte de Parter Capital, cuando se había asegurado a los trabajadores que una maniobra así no se llevaría a cabo. Esto provocó la indignación de la plantilla, que considera la venta ilegal y al Grupo Riesgo, una banda de “delincuentes”. y el año transcurrido, “un engaño”. “Nos sentimos engañados por las administraciones. Se nos prometió un escenario de futuro, un proyecto bueno y a día de hoy nadie puede asegurar eso”, denuncia Corbacho 

Financiación 
Uno de los principales problemas a los que se enfrenta Alu Ibérica se la financiación. Alcoa ha paralizado la inversión millonaria que se había comprometido a hacer en la planta como parte del acuerdo de venta debido precisamente a la venta de Parter a Riesgo. Este hecho, junto con la falta de un estatuto electrointensivo, impiden desarrollar el plan industrial previsto. 

Por si eso fuera poco, el propio Corbacho afronta la petición de doce meses de cárcel de la Fiscalía de Madrid por un presunto delito de desobediencia grave y resistencia a la autoridad y quince para otro empleado por los altercados ocurridos en una movilización el 28 de marzo de 2019 ante el Congreso de los Diputados, a raíz de la concentración en defensa de los puestos de trabajo de la por entonces todavía Alcoa, acusaciones que Corbacho rechaza.

Comentarios