jueves 22/10/20

Crecen las obras irregulares por la parálisis en la concesión de licencias

Hay pocas cosas que sean más estresantes que una reforma o una rehabilitación, por eso solo se acometen después de haberle dado mil vueltas, y con la esperanza de que se acaben lo antes posible. Pero en A Coruña muchas veces se retrasa no solo su final.

Las reformas y las rehabilitaciones están consiguiendo sacar al sector de la construcción del pozo de la crisis
Las reformas y las rehabilitaciones están consiguiendo sacar al sector de la construcción del pozo de la crisis

Hay pocas cosas que sean más estresantes que una reforma o una rehabilitación, por eso solo se acometen después de haberle dado mil vueltas, y con la esperanza de que se acaben lo antes posible. Pero en A Coruña muchas veces se retrasa no solo su final, sino también su comienzo, debido a la lentitud de la oficina municipal de licencias. Ante esta situación, muchos profesionales deciden continuar con las obras a la espera de poder regularizarlas más tarde.
Según el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios (Aproinco), Juan José Yáñez, “Yo he hablando con arquitectos y aparejadores que me dicen ‘yo doy el aviso de obra y tiro para adelante’ y comienzan a trabajar”. El problema de fondo es que desde hace meses, las licencias habían estado paralizadas, o se habían concedido “a cuentagotas”, como señala el propio presidente de Aproinco, y los profesionales de la construcción se ven agobiados por los clientes, que exigen que comiencen a trabajar. Al final, optan por una solución de compromiso.

confusión normativa
“Se puede empezar una obra si se hace una comunicación al Ayuntamiento”, explica Yáñez. Hasta ahí, ningún problema. Las dificultades surgen cuando acude un funcionario a inspeccionar la obra y considera que esta no cumple con las especificaciones previstas y puede paralizarla o sancionar. Como advierte Yáñez: “La normativa puede ser oscura, y dar lugar a malas interpretaciones”. En su calidad de presidente de Aproinco y de abogado, es muy consciente de estas dificultades.
Desde que comenzó el año, el sector ha venido detectando una mejoría en la situación, basada sobre todo en la rehabilitaciones y reformas, que ha conseguido acabar con la parálisis que provocó el estallido de la burbuja inmobiliaria, y así lo han reconocido desde Aproinco: “Son sobre todo pequeñas actuaciones en viviendas y locales comerciales”. Por eso muchos profesionales no se atreven a ralentizar el ritmo, como exige el cumplimiento de los trámites burocráticos. El propio concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, ha tenido que enfrentarse en ocasiones con estos profesionales que le han reprochado en un cara a cara este problema y la preocupación que les causa que puedan perder clientes por ese motivo. Debido a ello, ahora se encuentran en lo que Yañez denomina “el limbo de los justos”.

Comentarios