jueves 24/9/20

Costas y el Ayuntamiento renuncian a construir un paseo en As Xubias

El Gobierno local permitirá el acceso a los embarcaderos tradicionales, pero se busca el retorno a la naturaleza
Actualmente, el poblado chabolista de A Pasaxe supone un problema medioambiental para la ría | PATRICIA G. FRAGA
Actualmente, el poblado chabolista de A Pasaxe supone un problema medioambiental para la ría | PATRICIA G. FRAGA

La zona de As Xubias cerca del puente de A Pasaxe y hasta Oza siempre ha estado en el punto de mira de las autoridades, que han querido recuperarla para la ciudadanía, pero hasta ahora había sido imposible por la actividad industrial y por la existencia de un poblado chabolista. Ahora Demarcación de Costas pretende que revierta a un estado más natural, renunciando a urbanizarlo para que se convierta en un Paseo Marítimo.

En ese sentido, el Gobierno local apoya a Costas, que en 2018 se puso en marcha tras recibir una sentencia que confirmaba que ese terreno es de dominio público marítimo terrestre. y que, por tanto, no era susceptible de ser utilizado ni residencial ni industrialmente. La intención, es pues, que la renovación de As Xubias sea “muy ambiental”, como lo describen fuentes cercanas.

No se trata siquiera del paseo de O Burgo, que comienza al otro lado del puente y que cuenta con amplias zonas verdes, sino algo aún más respetuoso, que devuelva algo de su primitivo ser a una zona de la ría que está por lo demás urbanizada, aunque se permitirá el paseo por la zona, para disfrutar del contacto con la naturaleza, así como el acceso a los embarcaderos tradicionales.

Lento proceso

Pero reubicar a los chabolistas ha sido lento. Hace cuatro años, el Ayuntamiento contabilizaba, a través del Equipo de Hábitat Digno, 31 familias en este núcleo, y actualmente solo quedan trece después de que el mes pasado, el Ayuntamiento procediese a derribar cuatro chabolas de A Pasaxe y reubicase a otras tantas “unidades familiares” en pisos ubicados en Palavea, Santa Cristina, y otras zonas de A Coruña.

Después de muchos años de espera, la erradicación del poblado chabolista parece cada vez más cercano y, de hecho, la Concejalía de Servicios Sociales confiaba en finalizar el proceso este mismo año, pero eso era antes de la irrupción del coronavirus en la ciudad. Ahora este plazo podría demorarse.

Queda la cuestión del dragado de la ría, en suspenso desde que la comisión del parlamento europeo enviada en 2013 comprobó el estado del entorno fluvial, asfixiado por los lodos. En 2017 se concluyó la declaración de impacto ambiental, el proyecto está firmado y está disponible la financiación (más de 48 millones de euros) y solo queda que la Xunta y el Gobierno nacional se pongan de acuerdo en un último trámite burocrático: el certificado de disponibilidad de los terrenos para llevar a cabo este proyecto de regeneración ambiental. El mes pasado, la Xunta retó al Gobierno a darle el dinero para acometer la obra por su cuenta. l

Comentarios