miércoles 20/1/21

Los coruñeses se decantan por las casas rurales y las autocaravanas en las vacaciones de verano

Los rebrotes han provocado un parón en las reservas de vuelos a destinos directos como Baleares o Canarias
El entorno de la Torre de Hércules ha comenzado a acoger turistas | pedro puig
El entorno de la Torre de Hércules ha comenzado a acoger turistas | pedro puig

La pandemia ha trastocado todos los planes de verano y los coruñeses se encuentran a medio camino entre las ganas de disfrutar de la “libertad” tras el confinamiento y el miedo por los rebrotes del virus surgidos en la comunidad.

La tónica habitual de estas semanas, explica Nidia Feal, de Universal Travel, ha sido la búsqueda de casas rurales y el alquiler de autocaravanas. “Estas semanas la gente se ha ido animando a reservar las vacaciones para este mes y agosto, aunque los rebrotes provocaron un parón. En cuanto a vuelos, los destinos solicitados eran Islas Baleares y Canarias, aprovechando que hay vuelo directo desde Galicia”, apunta la agente de viajes coruñesa.

Feal asegura que “la gente tiene algo de miedo al avión y muchos se proponen cruzar España en coche para evitar contacto con otras personas”, aunque indica quien no puede resistirse a los módicos precios para conocer países asiáticos en septiembre, como Vietnam o Camboya.

Desconexión
Las casas rurales y autocaravanas están “en auge”, dice. “Hay empresas de Coruña que no tienen un día libre, están a tope”, cuenta, y añade que son una buena opción para que la gente “no se quede sin vacaciones”: “Muchos quieren desconectar de todo lo vivido estos meses”, afirma Feal.

La prohibición de las hogueras de San Juan en las playas coruñeses ha sido un duro golpe para los establecimientos hoteleros. “San Juan es un reclamo turístico de la ciudad y que no se pudieran celebrar se notó, pero sí que se nota un repunte de turistas por las calles estas semanas, por lo que la hostelería se verá beneficiada”, subraya la agente de viajes.

Rodolfo Doldán, jefe de recepción del hotel Maycar, ubicado en San Andrés, indica que la crisis sanitaria ha afectado a una clientela “muy fiel” que reciben todos los años. “Levamos moitos anos abertos e hai xente que xa reserva dun ano para outro, pero algúns xa sabemos que non van vir, aínda hai moito medo ao virus”, dice Doldán, tercera generación que trabaja en este hotel.

El 2020 se preveía como un buen año y el Maycar tenía pensado subir los precios, indica el jefe de recepción. “Somos dos máis baratos da cidade, pero este ano imos continuar cos mesmos prezos. Agora non podemos subilos”, apunta, al tiempo que informa de que los siete empleados del establecimiento han recibido un curso de formación para adaptarse a la nueva normativa sanitaria.

El hecho de no contar con una gran cadena detrás, además de la cancelación de eventos como el Noroeste o las fiestas de María Pita, advierte Doldán, les hace reconocer que la perspectiva de este verano será “moi frouxa”.

Nuevas opciones 
Jacobo Sánchez, de la empresa de alquiler de autocaravanas Gus Vaning (Cambre), reconoce que el interés por su opción turística se ha incrementado, pero “la cosa va lenta”: “Es cierto que mucha gente que no se planteaba viajar así está llamando para informarse porque teme ir a hoteles, pero cualquier otro año tendríamos ya todo completo y este aún nos queda alguna semana vacía”.

Este sector se manifestó hace días en Santiago para reivindicar un turismo “seguro y de calidad”.

Comentarios