martes 1/12/20

A Coruña terminó 2019 rompiendo la racha de cuatro meses seguidos de incremento del desempleo

El paro acabó en cifras más altas que 2018, con 121 personas más sin un puesto de trabajo

El mercado laboral cerró 2019 con sabor agridulce en A Coruña. Si bien en el mes de diciembre la ciudad consiguió romper la racha negativa de cuatro meses consecutivos de destrucción de puestos de trabajo, en la contabilidad anual, con respecto a 2018, se frenó la tendencia de recuperación de empleo, según los datos hechos públicos ayer por la Consellería de Economía, Emprego e Industria, basados en las cifras del paro registrado.

Así, diciembre terminó en la ciudad con 99 parados menos que el mes de noviembre, lo que sitúa la cifra de registrados en las oficinas de empleo en 16.493 personas. Se trata de una caída del 0,60% con respecto a la mensualidad anterior, un dato que es el segundo menor de todas las grandes ciudades de la comunidad gallega, solo menos negativo que el 0,02% que cayó el desempleo en Pontevedra, donde diciembre terminó con un parado menos.

Con esta cifra A Coruña regresa a la senda de la creación de empleo, un hecho que no vivía desde julio. La ciudad encadenó tras la reducción del paro del verano (-0,80%) cuatro meses en los que los registrados en las listas no dejaron de subir, hasta sobrepasar de nuevo los 16.000 tras dejar atrás esa cifra en junio y julio.

Aún así, el cierre del año 2019 no es todo lo satisfactorio que debiera en la ciudad, ya que, en el total anual, el paro ha aumentado con respecto a como terminó 2018. Sí hace un año, tras las bajadas de noviembre y diciembre y encadenar siete meses consecutivos creando empleo –entre febrero y agosto–, el año se terminaba con 16.372 personas sin un puesto de trabajo, en el final de 2019 la cifra se queda 121 inscritos por encima.

De esta manera se rompió en este último año la tendencia positiva de los dos anteriores, en los que la creación de empleo permitía terminar con un millar de parados menos cada una de las anualidades (-1.047 en 2018 y -1.130 en 2017).

La reducción del último de diciembre se sitúa, con todo, por debajo de la media gallega, ya que en la comunidad el paro bajó un 0,21%, un total de 351 personas, en un mes en el que los municipios mostraron una gran diferencia de comportamiento.

En lo que se refiere a las grandes ciudades, todas ellas consiguieron reducir el nivel de desempleo, con Pontevedra y A Coruña situándose en el lado menos positivo y con Ferrol colocándose como la que mejor disminución consiguió (199 personas menos, lo que supone una rebaja del 3,99% en sus inscripciones en el registro de empleo con respecto a noviembre).

Aranga, el peor

Mientras, en el área coruñesa, la localidad peor parada en el final del año fue la de Aranga, que sumó doce parados más para situarse en 61 y aumentar el desempleo en un 24,49%. Tampoco fue el mes de Vilasantar, donde los cuatro nuevos apuntados en las listas de desempleados supusieron una subida del paro del 9,52%. Cifras negativas anotaron también ayuntamientos como Carral, donde subió el desempleo un 4,88%, o Curtis, con un incremento del 4,95% respecto a noviembre.

En el lado contrario se situaron Coirós, Irixoa o Paderne, que con sus respectivas reducciones del 5%, el 4% y el 4,17% pudieron celebrar que sus residentes encontraron trabajo.

Comentarios