jueves 24/9/20

A Coruña es la tercera ciudad en la que más crecieron los asaltos

Más allá del desasosiego que provoca en la población, el problema de los robos en pisos en A Coruña roza el misterio: no solo se trata de una explosión de actividad delictiva inaudita .

Puerta de una casa asaltada en Elviña	susy suárez
Puerta de una casa asaltada en Elviña susy suárez

Más allá del desasosiego que provoca en la población, el problema de los robos en pisos en A Coruña roza el misterio: no solo se trata de una explosión de actividad delictiva inaudita en una ciudad considera como segura, sino que ha conseguido ponerla en el mapa policial. Literalmente, porque A Coruña, con su 64% de incremento de enero a septiembre, es la tercera ciudad española en la que más han crecido los asaltos, solo por detrás de Manresa,150%, y Burgos (84%), que ocupan el primer y segundo lugar de la lista del Ministerio de Interior.
Pero al examinar las cifras, hay que tener en cuenta que en Manresa, de solo 80.000 habitantes, se robaron pasaron de 53 robos en domicilios de enero a septiembre de 2013 a 133 en el mismo periodo de este año, mientras que A Coruña la cifra es ya de 336 este año. Burgos, en cambio, es una ciudad de tamaño parecido al de A Coruña, con 180.000 habitantes, pasó de 99 a 183, mientras que en A Coruña subió de 205 a 336.
El delegado del Gobierno, Samuel Juárez, siempre ha declinado ofrecer alguna teoría sobre  este espectacular despegue en las cifras de criminalidad, ni siquiera durante la presentación de las últimas estadísticas, el pasado viernes. Pero lo cierto es que los propios policías tienen dificultades para explicar cómo se ha llegado a esta situación que Sandra Castro, portavoz del sindicato policial SUP, definió como “horrible, horrible, horrible”.

aún sin resolver
De lo que no hay duda, es que la banda georgiana detenida la semana pasada es sospechosa solo de poco más de 100 de los 336 robos que se han contabilizado en la ciudad desde septiembre. Es más, hay que tener en cuenta que los georgianos actuaron en octubre, así que una parte de sus golpes ni siquiera están contabilizados en las estadísticas. Eso quiere decir que cerca de 300 robos estarían sin resolver.
Los expertos ya hablan de un “efecto llamada” y aseguran que las bandas acuden a la ciudad desde otros puntos de España después de que los 200 robos que se cometieron en verano probaran que se trataba de un campo abonado. La naturaleza itinerante de estos grupos hace difícil seguirles la pista, y  su modus operandi es similar, lo que complica las cosas. 

Comentarios