lunes 25.05.2020

A Coruña supera las 300 denuncias por incumplir el confinamiento

Cada vez se descubren más infractores reincidentes, muchos de ellos de la Tercera Edad
La calle Barcelona es una de las más conflictivas por la gran cantidad de personas que la recorren | patricia g. fraga
La calle Barcelona es una de las más conflictivas por la gran cantidad de personas que la recorren | patricia g. fraga

A pesar de la gravedad de la situación, cuesta concienciar a la población de lo importante de que es que respete la cuarentena y permanezcan en sus casas. Una muestra de ello es la gran cantidad de multas que han tramitado tanto la Policía Nacional como la Local desde que se promulgó el estado de alarma: más de trescientas sanciones. “Pero en genera, la gente está cumpliendo”, señala un agente. Lo más curioso es que son los jubilados los que más infringen el confinamiento, según reconocen los policías, mientras que los niños y adolescentes están ausentes de las calles, totalmente desaparecidos.

Ambos cuerpos están haciendo esfuerzos para vigilar el cumplimiento de la cuarentena, pero dos de cada tres de estas multas fueron tramitadas por la Policía Nacional, que mantiene un gran número de patrullas en la calle, incluso desviando efectivos de otros servicios para tratar de controlar la movilidad del público. Sin embargo, en esta última semana, la Policía Local se está mostrando cada vez más sancionadora, y ya multa a una media de veinte personas al día.

En parte, este aumento de las sanciones es una consecuencia del despliegue de los agentes de paisano, que se emplean sobre todo para detectar a reincidentes. A veces es difícil sancionar, puesto que el sujeto en cuestión puede alegar que está haciendo un recado de cualquier tipo, como ir a la compra. Si el agente sospecha que no es cierto, radia un aviso para que se acerque otro policía de paisano.

Picaresca

De hecho, entre las picarescas más extendidas de los coruñeses se incluye la de comprar poco de una vez para tener una excusa para salir a la calle a menudo. Pero, a pesar de todo, los policías están relativamente satisfechos del nivel de cumplimiento de la cuarentena. “Pensábamos que cuando más tiempo pasara, la gente se comportaría peor, pero de momento no está ocurriendo así”, señala un agente.

Lo que sí perciben los agentes es que se producen muchos casos de reincidentes, gente que ya ha sido amonestada y que sin embargo persiste en su actitud, de manera que se están haciendo listas de estos sujetos. Por otro lado, la Policía Local ya ha detenido a tres personas por resistirse a la autoridad desde que empezó el estado de alarma.

Los que se confinan en casa telefonean al 092 y el 091 para alertar de las infracciones que divisan desde las ventanas. “Nos siguen llamando cuando ven a un infractor”, aseguran los agentes. Más del 90% de las llamadas que se reciben en ambas salas tienen ese motivo. l

Comentarios