viernes 4/12/20

A Coruña plantea sanciones desde 600 euros a vecinos que hagan mucho ruido

El Ayuntamiento de A Coruña plantea en una nueva ordenanza municipal sobre contaminación acústica sanciones de entre 600 y 300.000 euros, entre las que se incluyen a vecinos que hagan demasiado ruido, y prevé la contratación de empresas externas para el control de los decibelios.

Con la nueva ordenanza municipal sobre contaminación acústica se preveen sanciones de entre 600 y 300.000 euros
Con la nueva ordenanza municipal sobre contaminación acústica se preveen sanciones de entre 600 y 300.000 euros

El Ayuntamiento de A Coruña plantea en una nueva ordenanza municipal sobre contaminación acústica sanciones de entre 600 y 300.000 euros, entre las que se incluyen a vecinos que hagan demasiado ruido, y prevé la contratación de empresas externas para el control de los decibelios.

El concejal de Medioambiente, Infraestructuras y Territorio, Martín Fernández Prado, ha presentado hoy una normativa que espera que funcione en primavera acerca de la contaminación acústica que afecta a todos los ámbitos locales, desde las comunidades de vecinos hasta los establecimientos hosteleros, pasando por el tráfico.

En realidad, son "tres ordenanzas distintas" para modificar la anterior que "estaba obsoleta" por lo que la nueva regulación, realizada con "sentido común", iguala a A Coruña con "lo que hay en el resto de ayuntamientos de España".

Después del trámite municipal permanecerá durante un mes a la espera de modificaciones y propuestas para mejorarla, mientras el equipo que la ha realizado, compuesto por las Concejalías de Medioambiente, Urbanismo, Infraestructuras y Seguridad Ciudadana, continuará la ronda de contactos, en especial con los gestores.

Se contemplan sanciones leves, graves y muy graves con importes que van desde los 600 euros hasta los 300.000, si bien esta última cifra se reserva a infracciones con agravantes o reincidencias.

"La ordenanza permite contratar empresas para realizar controles, aunque la parte administrativa sería pública, podría hacer la parte técnica una expresa externa", ha indicado Fernández, que ha insistido en que en la actualidad solo un pequeño número de agentes de la Policía Local realiza estas gestiones.

Por eso, la voluntad del Ayuntamiento es que se realice esta externalización, si bien se plantean ventajas fiscales para aquellos locales que instalen un dispositivo que controle el nivel de ruido y envíe los datos que recoge a través de internet, así se ahorrarán algunos costes.

Los establecimientos que ya tengan licencia no se verán afectados, a no ser que hagan obras de reforma, aunque los nuevo sí tendrán que aplicarla y se verán encuadrados dentro de los cuatro grupos.

Los restaurantes y cafeterías podrán estar en el mismo edificio, los pub y karaokes tendrán una separación mínima de veinticinco metros y las discotecas, de cien, y no estarán en la misma calle.

Comentarios