jueves 02.04.2020

A Coruña perdió tres núcleos de población en los últimos veinte años

Los lugares de Monte Tras da Costa, A Silva y Castaño de Eirís se quedaron sin empadronados 
El lugar de A Gramela cuenta actualmente con solo dos residentes | j. alborés
El lugar de A Gramela cuenta actualmente con solo dos residentes | j. alborés

Despoblación y España vaciada son dos términos muy de actualidad, aunque la mayoría de la gente los vincula más bien a entornos rurales y del interior. Sin embargo, también en ciudades y en la costa se encuentran casos de desaparición de núcleos poblados, como ocurre en la ciudad de A Coruña. Según los datos del nomenclátor del Instituto Galego de Estatística, desde que se tienen registros, es decir, desde el año 1999, la capital herculina ha visto cómo desaparecían los residentes de tres núcleos. Se trata de Monte Tras da Costa, A Silva y Castaño de Eirís.

El primero de estos lugares estaba situado en la parroquia de Oza, donde se levanta ahora el parque de Eirís. Aunque realmente quedó deshabitado una vez se puso en marcha la construcción de esta zona verde, persistió en el padrón –debido a que sus pobladores no modificaron su lugar de domicilio– hasta que en el año 2009 se quedó finalmente con cero habitantes, según el noménclator del IGE.

El siguiente cero lo anotó el lugar de A Silva, en la zona cercana a Penamoa, que en 2012 aparecía con cero habitantes después de cerrar 2009 con cuatro (dos mujeres y otros dos hombres).

El último de los núcleos que desaparecieron del padrón de residentes de A Coruña data de 2014, cuando Castaño de Eirís se quedó sin habitantes al perder los diez que tenía según el registro del año anterior.

Los tres lugares desaparecidos del mapa de población ya parecían peligrar en el año 1999 cuando se empezaron a tomar los datos de empadronamiento por núcleos, ya que eran tres de los siete que contaban con menos de 30 habitantes, junto a Vío (cerca del polígono que linda con Arteixo), A Fontenova (en San Cristóbal, entre la avenida de Finisterre y la Refinería), San Xosé (también cerca de la planta de Repsol) y A Gramela (en Visma, por la parte de atrás del Ágora).

Estas cuatro últimas zonas aún siguen resistiendo, veinte años después, aunque con cada vez menos habitantes y alguna incluso al borde de la desaparición efectiva. Así, A Gramela, según el nomenclátor de 1999 solo cuenta en la actualidad con dos residentes (una mujer y un hombre), mientras que San Xosé tiene cuatro poblados, A Fontenova, doce, y Vío aguanta los 24 con los que contaba hace dos decenios.

A estos núcleos se unen en la actualidad tres nuevos espacios coruñeses que se encuentran en los límites de la despoblación. Se trata de los lugares de Casablanca (en la entrada de A Pasaxe, antes de Os Castros), con 27 habitantes; Monte Mero (entre Maristas y Pedralonga), con quince; y As Cernadas, con tan solo siete. Con todo, este último es bastante posible que empiece a incrementar de forma exponencial su ocupación, ya que es el lugar donde se levantan las viviendas del parque Ofimático.

Comentarios