martes 1/12/20

A Coruña es la segunda ciudad de Galicia en la que menos bajó el paro durante 2018

El sector que registró una gran variación entre 2017 y 2018 fue el de servicios, que sostiene la economía a nivel municipal 

La ciudad cerró el mes de diciembre con menos parados que en noviembre, pero la realidad es que la ralentización económica que se detecta a nivel local por determinadas políticas impidió que 2018 sirviese para recuperar puestos de trabajo al mismo ritmo que el resto de ciudades gallegas. Los datos de la Consellería de Economía, Emprego e Industria revelan que en el ejercicio que acaba de terminar A Coruña fue el segundo de los grandes municipios de la comunidad en el que menos bajaron las listas de desempleados en términos porcentuales, ya que las poblaciones no son comparables. 

El número de parados coruñeses se redujo en poco más de 1.000 en el período interanual entre diciembre de 2017 y el mismo mes de 2018. Aunque la cifra parece positiva por esa reducción de vecinos sin empleo, la buena noticia es relativa puesto que la disminución solo fue del 6% del total de personas apuntadas a los registros de demandantes de empleo. Esto implica que fue la segunda ciudad gallega –tan solo por detrás de Ourense con un 3,1% de parados menos– en la que menos bajas de la lista se tramitaron pese a que el año permitió cierta recuperación económica en el resto de Galicia. 


En términos absolutos, A Coruña no se situó tan mal pero el resto de municipios partían de otras cifras de población en situación activa y sin un empleo. Desde una visión más optimista, el sector que tuvo una mayor variación fue el de los servicios, en el que se enmarcan el comercio y la hostelería que –a pesar de carecer del apoyo municipal, como han denunciado en numerosas ocasiones agrupaciones de ambas partes– a estas alturas se mantienen como garantes del sustento de la mayoría de familias. 

En concreto, se produjo una bajada de 715 personas, frente a las más contenidas de la construcción, la industria y la agricultura y la pesca. El colectivo de individuos sin empleo anterior apenas se movió

Contrataciones eventuales
Como contrapunto al análisis anual se establecieron los cambios que se produjeron entre noviembre y diciembre. En este caso, 319 vecinos dejaron de estar inscritos en el INEM, sobre todo gracias a las contrataciones eventuales por la campaña navideña en bares, restaurantes y tiendas y las posteriores rebajas. 

Prueba de esa evolución son los números que la Xunta maneja respecto a los distintos sectores económicos. Mientras el paro subía en la construcción, la industria, la agricultura y la pesca respecto a noviembre, cayó en casi 300 personas en los servicios. 
Esta campaña especial de contrataciones temporales benefició tanto a hombres como a mujeres, pero especialmente a estas últimas pues fueron más de 200 las elegidas por las empresas. El colectivo que consiguió más contratos fue el de los mayores de 25, pero también hay menos parados entre los más jóvenes.

Comentarios