miércoles 21/10/20

A Coruña dispone de 32 rutas menos en Alvedro que su principal competidora para captar turismo

En la lucha por el turista, A Coruña juega en desigualdad de condiciones con respecto a otras ciudades similares por no contar con una oferta fuerte de conexiones aéreas desde Alvedro.

La escasa oferta del aeropuerto coruñés juega en contra del crecimiento del turismo | quintana
La escasa oferta del aeropuerto coruñés juega en contra del crecimiento del turismo | quintana

En la lucha por el turista, A Coruña juega en desigualdad de condiciones con respecto a otras ciudades similares por no contar con una oferta fuerte de conexiones aéreas desde Alvedro. El mensaje, que subyace del Plan Estratégico de Turismo (PET), no va desencaminado puesto que la principal competidora del municipio, la urbe de Bilbao, dispone de un aeropuerto que la conecta con 40 destinos, 24 de ellos internacionales. A Coruña, por contra, cuenta con seis destinos y dos especiales en temporada estival.
Los expertos redactores del Plan de Turismo establecen en el documento comparaciones entre ciudades aparentemente similares, con un paisaje y una oferta de ocio pareja: Bilbao, San Sebastián, Gijón y Oviedo son equiparables a A Coruña. Es la primera de las capitales vascas la que tiene la supremacía en el ranking de atracción de turistas. Según el estudio su “liderazgo es indiscutible en número de viajeros nacionales”. Por ello, se posiciona “como el competidor más fuerte”. También es “el destino líder desde el punto de vista de la demanda”, ya que los visitantes extranjeros continúan aumentando cada año.
Aunque las razones que distancian a las dos localidades son dispares (con independencia de la variable geográfica), lo cierto es que la explotación del potencial de sus aeropuertos pesa mucho por lo diferente que es. 
Hoy por hoy, Alvedro tiene seis rutas estables –en diciembre el Gobierno local de la Marea renunció, precisamente, al puente aéreo con Bilbao–, de las cuales solo dos son internacionales, y conecta con las islas en verano. Por contra, con los vuelos estacionales la ciudad vasca suma un total de 40 destinos: 24 de carácter internacional y el resto dentro del país, como por ejemplo a Vigo.

Mejor posicionamiento
Las aerolíneas también apuestan más por la terminal bilbaína. La proporción es de 25 a cinco (si se cuentan las operaciones ocasionales de Air Nostrum). En esta conectividad que ofrece un municipio frente a otro parece estar una de las claves para que los viajeros se decanten antes por un lugar que por otro. 
Curiosamente esa tendencia también puede estar beneficiando a San Sebastián, con una infraestructura mucho más modesta. Sin embargo, este flujo de pasajeros no se produce entre Alvedro y Lavacolla (Santiago), con quien la propia gerente del Consorcio, Lanzada Calatayud, dijo estar dispuesta a colaborar en crear una estrategia conjunta. 
“La proximidad a la frontera francesa es evidentemente una ventaja, pero también tiene que ver con su posicionamiento como destino turístico en los mercados emisores internacionales”, se aclara al respecto de las dos ciudades en el PET. 
Pero va más allá al destacar que en el éxito de Bilbao influyen su tamaño pero también “su condición de centro económico, sus conexiones aéreas y su actividad industrial, ferial y cultural”. Para su desarrollo también pesó la reactivación de ciertas zonas degradadas con un proyecto museográfico, lo que podría servir de inspiración aquí. l

Comentarios