miércoles 16.10.2019

A Coruña, contacto histórico entre España e Irlanda, celebra el día de San Patricio

La Torre de Hércules se iluminó en la noche de ayer de verde para celebrar del Día de San Patricio, patrón de Irlanda, y rendir homenaje a la isla esmeralda.

La Torre de Hércules se iluminó con color esmeralda por el Día de San Patricio.
fotos: pedro puig
La Torre de Hércules se iluminó con color esmeralda por el Día de San Patricio. fotos: pedro puig

La Torre de Hércules se iluminó en la noche de ayer de verde para celebrar del Día de San Patricio, patrón de Irlanda, y rendir homenaje a la isla esmeralda. Aunque en este caso la iniciativa está promocionada por la organización turística Global Greening, el filólogo escocés David Clark explica que los vínculos económicos, culturales e incluso étnicos entre A Coruña e Irlanda se remontan “siglos y siglos” en el tiempo, mucho antes de que la fiesta de San Patricio se popularizase en un mundo globalizado.
Clark, que imparte clase en la Universidad de A Coruña y forma parte del Instituto Universitario de Estudios Irlandeses Amergin, recuerda que, según la mitología, Breogán vio la isla de Irlanda desde la Torre de Hércules. “Obviamente es una leyenda” explica Clark “pero la tribu de los milesios, que realmente existió, procedía de la Península y viajaron a Irlanda”. Las leyendas también cuentan que el primer poeta de Irlanda fue un milesio, Amergin, “que quizás era gallego”.
Los historiadores apuntan a que los viajes por mar entre Galicia e Irlanda pudieron servir de base a las leyendas. “Los estudios están mostrando que había rutas marítimas entre el noroeste de la Península Ibérica e Irlanda, Cornualles y Escocia. Desde Galway, un puerto en el oeste de Irlanda, se llegaba a la costa gallega con más facilidad que viajando por tierra a Dublín”, explica este escocés asentado en A Coruña.
Durante la Edad Moderna, España apoyó militarmente a los irlandeses, un pueblo católico, en sus rebeliones contra los ingleses anglicanos. Por su situación geográfica, A Coruña era un puerto ideal para lanzar incursiones. “En 1601, durante la, batalla de Kinsale, una armada española acudió para ayudar a los rebeldes irlandeses, y esa armada salió probablemente de A Coruña”, señala  el profesor Clark.
Los paralelismos políticos se acrecentaron en los siglos XIX y XX, pues la lucha irlandesa por la independencia “daba alas a los movimientos regionalistas, sobre todo al de Galicia”, explica Clark. “El nacionalismo vio un modelo en la resurrección irlandesa y en la de la lengua y la cultura gaélicas”. Las Irmandades da Fala y los escritores de la generación Nós estuvieron “muy influidos por lo que pasaba a nivel cultural y político de Irlanda. Siempre ha habido, sobre todo en círculos nacionalistas, una cierta empatía” entre Galicia e Irlanda.
Y los propios irlandeses cada vez se interesan más por Galicia, cree Clark. “Los irlandeses siempre dicen que esto es España, pero una parte que se parece más a Irlanda, que tiene algo suyo. Eso les atrae muchísimo, junto con la música, el vino y la comida, sobre todo los pescados”, explica el filólogo.

Comentarios