martes 1/12/20

Los cooperativistas del Ofimático optarán por las protestas si en septiembre no pueden trasladarse a sus pisos

El Ayuntamiento acaba de vincular la adjudicación de las obras de urbanización del Parque Ofimático a la aprobación de los presupuestos. No obstante, los cooperativistas no olvidan el compromiso adquirido el verano

Vista general del Parque Ofimático con pisos en construcción pero sin rastro de obras de urbanización | pedro puig
Vista general del Parque Ofimático con pisos en construcción pero sin rastro de obras de urbanización | pedro puig

El Ayuntamiento acaba de vincular la adjudicación de las obras de urbanización del Parque Ofimático a la aprobación de los presupuestos. No obstante, los cooperativistas no olvidan el compromiso adquirido el verano pasado por el concejal de Regeneración Urbana de que podrían entrar a vivir en sus casas en “marzo o abril” de este mismo año. Tras la última reunión –mantenida esta misma semana– los propietarios de los pisos ya terminados ponen como plazo límite para mudarse septiembre y si el Gobierno local no lo cumple recurrirán a las medidas de protesta.

La vinculación de las obras pendientes en el Ofimático para permitir el acceso de los primeros vecinos y la entrega de las licencias de primera ocupación de las viviendas ya terminadas con los presupuestos ha sentado mal entre los cooperativistas. Lo que parece una suerte de acusación del Gobierno local a la oposición, preocupa a los afectados fundamentalmente por los gastos que conlleva y las dificultades que están sufriendo para poder entrar en sus nuevos hogares.

El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, quiso explicarles la situación a los representantes y aunque le han dado un margen de acción, ninguna de las cooperativas olvida que fue este edil el que se comprometió a que en marzo o, como mucho, en abril de 2017 estarían completando sus mudanzas al futuro polígono residencial coruñés.

Del último encuentro, celebrado esta semana, salieron sin fechas como reconoce el presidente de Cofuncovi, José Ramón Mosquera. Lo único que les dijeron en el Consistorio es que, una vez concedan los trabajos a una empresa, “van a procurar ejecutarlos en el período más corto posible”. Tanto esta como las otras agrupaciones confiarán en la buena fe del Gobierno local, si bien el secretario de A Carnocha, Luciano Ron, advierte de que le han dado un plazo que fija “septiembre para estar vivindo alí”.

De lo contrario acudirán a distintos recursos –que prefieren no tener que utilizar– porque están “desesperados”. Si se cumple el límite temporal que han fijado, hablan incluso de trasladarse con tiendas de campaña a la plaza de María Pita para hacerse visibles ante el Ayuntamiento y que así se aceleren al máximo todas las tramitaciones pendientes.

Argumentos económicos
Ante esta advertencia parece que las explicaciones de Regeneración Urbana no convencieron. “Lo que argumentan es que a estas alturas contaban con tener el presupuesto aprobado pero por motivos políticos no lo han conseguido y por eso se ha retrasado la adjudicación de la obra”, comenta José Ramón Mosquera. Ante esta justificación de Varela, el líder de uno de los colectivos de propietarios del parque le transmitió el “malestar” existente y le pidió “una solución al problema”.

Al margen de las cuestiones políticas, Mosquera
subraya que esto está teniendo una “repercusión en las familias” que no deberían estar sometidas a los vaivenes de corte político.

Ron va más allá y apunta a un “problema de ineptitude, descoñecemento ou mala xestión do goberno municipal” para explicar los retrasos. De hecho, se muestra extrañado por la relación que se establece entre la adjudicación de los trabajos y la aprobación de la hoja de gasto para 2017.

“O IGVS pagou unha gran partida para este tema en decembro”, recuerda y lanza una pregunta que podría tener respuesta de la Marea: “Onde vai ese diñeiro?”.

Comentarios