• Sábado, 18 de Agosto de 2018

El contrato para montar un festival que la Marea publicitó en Madrid queda desierto

La decisión del Ayuntamiento de sacar a licitación, a través del Consorcio de Turismo, el montaje del festival gastronómico Sabores Atlánticos SAL con menos de dos meses de antelación con respecto a las fechas

El contrato para montar un festival que la Marea publicitó en Madrid queda desierto
El pliego de condiciones ya incluía un mapa de la localización que debían tener todos los servicios en la explanada de O Parrote | pedro puig
El pliego de condiciones ya incluía un mapa de la localización que debían tener todos los servicios en la explanada de O Parrote | pedro puig

La decisión del Ayuntamiento de sacar a licitación, a través del Consorcio de Turismo, el montaje del festival gastronómico Sabores Atlánticos SAL con menos de dos meses de antelación con respecto a las fechas elegidas para la celebración le ha jugado una mala pasada. Hace escasos días el presidente del organismo de promoción turística y concejal, Alberto Lema, se vio obligado a declarar desierto el concurso después de haber promocionado por todo lo alto el certamen en Madrid. Es decir, se publicitó un evento culinario que se quiere convertir en referencia antes de que los contratos estuviesen cerrados, lo que ha puesto en un apuro al Consistorio, que este miércoles volvió a licitar este servicio bajo los mismos términos. Los malos resultados de las convocatorias promovidas por el Gobierno local y el Consorcio, y la falta de diálogo con el sector, ha generado un gran enfado entre los hosteleros.

El Ejecutivo municipal, por mediación del Consorcio de Turismo, reconoció este miércoles de alguna manera su error en el proceso y los plazos de salida a concurso de “los servicios de decoración, producción, montaje y desmontaje de infraestructuras de un festival gastronómico” al tener que volver a iniciar el proceso con apenas un mes de margen debido a la falta de ofertas en la primera convocatoria.
El contrato para ocuparse también del “mantenimiento y revisión de todas las infraestructuras y servicios prestados durante los días de duración del festival”, según especifica el pliego de condiciones, fue declarado desierto por el presidente del Consorcio, Alberto Lema, hace poco más de una semana. Ahora las empresas tendrán hasta este lunes día 21 para concurrir.

Más de 100.000 euros
La intención inmediata es adjudicar el encargo con un presupuesto de algo más de 100.000 euros (con IVA) “por procedimiento negociado sin publicidad mediante tramitación urgente” de la cita gastronómica que, si se consigue cerrar el operativo, se desarrollará del 15 al 17 de junio en la explanada de O Parrote.
Los plazos temporales apremian ya que a estas alturas todavía no se sabe quién se ocupará de la “explotación del servicio de bar” para este mismo evento gastronómico, del que no se especifica el nombre pero sí las mismas fechas anteriores, a pesar de que el plazo para que las empresas hiciesen llegar sus candidaturas concluyó el pasado 30 de abril.

Ese no es el mayor problema al que se enfrentan las administraciones locales, sino que ya se ha realizado una promoción pública fuera de la ciudad para intentar atraer visitantes el fin de semana antes de San Juan.
El propio Ayuntamiento comunicaba el pasado día 9 que había presentado la primera edición del Festival SAL “no marco do Salón de Gourmets 2018”. En ese momento, ante un numeroso público con especialistas del sector, el presidente del Consorcio y concejal de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, explicó que el objetivo de la cita era “promocionar a cidade como referente do turismo gastronómico do noroeste peninsular”.

Sin información
La intención es que haya exhibiciones de cocina cargo de cocineros reconocidos, algunos poseedores de Estrella Michelín, así como foodtrucks, degustaciones, catas o charlas, entre otros reclamos. Pero el ritmo de los preparativos no va acorde con esas metas ni mucho menos, o al menos así lo entienden desde la Asociación de Hostelería de A Coruña.
“Hemos visto que este evento, que no sabemos muy bien lo que quieren hacer porque con nosotros no han contado, se ha quedado desierto y es lo que le fastidia al sector; a nosotros no nos cuentan, nos limitamos a ver que los concursos se quedan vacíos y el sector está preocupado”, afirma el presidente de la agrupación, Héctor Cañete.

Este incide en esa preocupación porque “hay desgobierno”. Desde el punto de vista del colectivo, tal y como se están haciendo las cosas, “queremos ser puntal gastronómico de España pero no lo somos ni de Galicia ni de la zona”. El malestar también surgió por la discreta acogida del festival de foodtrucks que se quiere realizar a los pies de la Torre de Hércules por el aniversario de la misma como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, del que no se les informó y que contará con un camión de helados y otra gastrofurgoneta.
Sostienen que la situación se ha repetido ya en varios momentos, que “es fracaso tras fracaso” y que no hay una programación ambiciosa desde que se celebró la Copa del Rey de Baloncesto en la ciudad en 2016. Las quejas de la asociación han llegado incluso al seno de la red Saborea España.
Cañete interpuso una queja en la última reunión porque la Federación Española de Hostelería estaba trabajando con el Ayuntamiento de A Coruña, sin que este contase con la agrupación local pese a que es la que paga una cuota de pertenencia.