miércoles 16.10.2019

Las contrataciones estivales alivian las listas del desempleo en A Coruña

Aunque el verano es para muchos sinónimo de parón vacacional, también supone para otros la oportunidad de abandonar las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe).

Aunque el verano es para muchos sinónimo de parón vacacional, también supone para otros la oportunidad de abandonar las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe). De hecho, según las estadísticas oficiales, en A Coruña y su área, incluyendo la comarca de Betanzos, el número de trabajadores aumentó en 1.180, una cifra que demuestra la importancia del sector hostelero en la ciudad y sus alrededores. Si bien es cierto que en los últimos meses la tendencia ha sido de disminución de la tasa de paro, la evolución había sido muy lenta, sin llegar a las 200 personas al mes. Junio ha supuesto un revulsivo, 
En la ciudad, el paro se redujo en 697 personas, de manera que aún que permanecen sin empleo 17.863 vecinos. Por supuesto, el grueso del descenso se dio en el sector servicios que, de todos modos, es el mayoritario en la ciudad, dado que proporciona ocupación al 73% de los trabajadores. Si el mes pasado se  contabilizaban 13.664 parados en este sector, en julio ya son 13.124. Es decir, 540 menos. 
Los demás sectores (agricultura, industria, construcción) experimentan también un descenso en sus lista del paro, pero muy leve. La única rebaja de cierta importancia es la de la construcción, que redujo su lista en casi un centenar de personas. 
En cuanto a la edad, resulta muy desigual la evolución de la actividad estival: la gran mayoría de los beneficiados por ella son mayores de 25 años, 623, mientras que solo 74 tenían menos de esa edad. En cambio, casi no existe una distinción por sexos: se han contratado prácticamente el mismo número de mujeres y hombres para el periodo veraniego, aunque el paro sigue afectando más a ellas que a ellos, en más de mil (8.021 hombres contra 9.842 mujeres).  
En segundo lugar
A nivel autonómico, las estadísticas de Sepe permiten concluir que en A Coruña fue el que más descenso de parados tuvo por detrás de Vigo, la única de las siete grandes ciudades de Galicia que supera a la de A Coruña en población, y que en julio vio reducido su número de parados en 975 personas, con lo que la cifra final es de 24.964.
El resto de los grandes municipios se portaron de forma parecida, ganando en torno a 300 nuevos trabajadores con la llegada de las vacaciones, excepto en Pontevedra, donde la cifra rondó los 400 (395). En general, Galicia se está comportando aún mejor que la media del territorio nacional en lo que se refiere a los descensos en las listas del Sepe, incluso de zonas consideradas tradicionalmente más turísticas, como las comunidades del sur o del litoral mediterráneo.
La excepción de Carral 
Ya a nivel del área metropolitana, se puede decir que bajó el paro en todos los municipios excepto en uno: Carral, donde el número de desempleados se incrementó. Si bien la variación es muy escasa, dado que solo tres personas han perdido sus trabajos (la cifra actual de parados este municipio es de 305), llama la atención precisamente por ser la excepción en una tendencia positiva generalizada. 
Donde menos pronunciada fue esta tendencia fue en Vilasantar, donde solo un vecino encontró empleo y donde se hizo notar fue en Culleredo, que redujo su número de parados en 104 personas, quedándose en 2.127, mientras que el municipio con más población del área, Arteixo, también disminuyó el número de vecinos desempleados en 85.
Es posible que la tendencia se mantenga el mes que viene, aunque a partir de septiembre suele revertirse, a medida que finaliza la temporada de verano, que este año se espera que traiga un récord de visitantes en Galicia. No obstante, los sindicatos señalan que son necesarias medidas serias para salir de la economía basada en el turismo y alcanzar una mercado laboral más estable. l

Comentarios