martes 20/10/20

El consumo creció en la semana grande de las fiestas, pero sin satisfacer a los empresarios

La semana grande de las fiestas de María Pita se despidió con un retorno económico más positivo que los días anteriores por los empresarios vinculados al sector del turismo.

La semana grande de las fiestas de María Pita se despidió con un retorno económico más positivo que los días anteriores por los empresarios vinculados al sector del turismo. Aunque nadie está del todo satisfecho, lo cierto es que las malas sensaciones de la primera semana de celebraciones se paliaron un poco el pasado fin de semana. Sin embargo, el comercio critica que no se hayan alcanzado retornos económicos similares a los de otros años en los que el programa de fiestas resultaba más atractivo para un público global. Asimismo, tanto desde las tiendas como desde los bares lamentan que ya no queden grandes citas en todo el mes de agosto para lograr la afluencia de clientes de los municipios de la comarca o de otras zonas de Galicia.
“Hubo una pequeña alza en el consumo pero no tuvo nada que ver con meses de agosto de otros años”. Así de clara se mostró ayer la presidenta de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), Mariló Fernández, que lamentó la oportunidad desaprovechada.
“Es una pena que no haya nada que haga que se venga especialmente a A Coruña; la gente ha apostado más por irse a las fiestas a ayuntamientos limítrofes”, criticó la representante. El sector entiende que con las programaciones más ambiciosas de gobiernos locales anteriores residentes en otras zonas acudían en masa a pasar la tarde y ver los conciertos y, de paso, siempre invertían algo más en los comercios.
A pesar de estar en primera línea de las fiestas –aunque este año se hayan deslocalizado muchos eventos– en la Asociación Zona Comercial Obelisco también han padecido la presencia de clientes potenciales que no se han decidido a gastar.
“Estos días hubo mucho ambiente, mucha gente paseando pero no está habiendo ni el movimiento ni el consumo que todos estábamos esperando”, destacó su presidente Antonio Amor.

números dudosos
Puso en duda las cifras de afluencia a la Tall Ships Race que facilitó el Ayuntamiento e insistió en la idea de que “la gente pasea, pero el tirón de las fiestas no es el de otros años”. De hecho, recalcó que “quitando tres conciertos importantes en María Pita solo hay casetas y algunas fiestas en los barrios”. Desde la perspectiva de los empresarios del Obelisco sí hubo gente para ver a Carlos Baute y la Batalla Naval pero fueron picos puntuales y “la animación y el ambiente en general no ha sido el de otros años ni siquiera en la feria del cómic”.
En todo caso, Amor reflexionó sobre la posibilidad de que aún vengan turistas que no se mueven por las fiestas en la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre pero el bajón más global del consumo lo achaca a la situación política.
Por contra, los hosteleros están relativamente satisfechos con la semana grande. Aunque son muy críticos con el cartel de María Pita y creen que ya no queda nada con tirón, desde la Asociación de Hostelería de A Coruña opinan que la Tall Ships “ha funcionado porque los barcos ayudaron a mover gente desde el jueves”.
“Fue un éxito para nosotros, hay que traer de este tipo de eventos que movilizan a la gente”, indicó el presidente, Héctor Cañete. En todo caso, subrayó que los clientes ya no buscan lo que antes y “el gasto es más contenido”.
Si hasta hace algún tiempo se gastaba en restaurantes, ahora “la gente baja a tomar unas copas y unas tapas y el modelo ha cambiado para siempre”.

Comentarios