martes 27/10/20

El consumo del agua en A Coruña cayó un 4% en los dos últimos años

Aunque los primeros seis meses del año no han sido muy lluviosos, y a punto de comenzar el verano, el embalse de Cecebre, la principal reserva de agua de la que se alimenta A Coruña y zonas aledañas, se mantiene al 86% de su capacidad, según informaron fuentes de Empresa Municipal de Aguas (Emalcsa).

El embalse de Cecebre acoge 3.072 millones de metros cúbicos de agua, suficientes para asegurarse el suministro este verano | javier alborés
El embalse de Cecebre acoge 3.072 millones de metros cúbicos de agua, suficientes para asegurarse el suministro este verano | javier alborés

Aunque los primeros seis meses del año no han sido muy lluviosos, y a punto de comenzar el verano, el embalse de Cecebre, la principal reserva de agua de la que se alimenta A Coruña y zonas aledañas, se mantiene al 86% de su capacidad, según informaron fuentes de Empresa Municipal de Aguas (Emalcsa). Eso significa que se mantiene la media de los últimos años, y que el suministro de agua está garantizado, por lo menos a corto plazo. Y eso es debido a que los coruñeses consumen cada vez menos agua: un 4% menos en dos años 
Desde Emalcsa reconocen que es difícil dar una explicación a este descenso en el consumo. Siendo optimistas, se puede achacar a una mayor concienciación a la hora de emplear un recurso tan preciado, pero también se puede deber a que se ha reducido la población, así como a mejoras técnicas, tanto en la red de Emalcsa como en los propios hogares. Aún así, la ciudad consume cada año cerca de 3.072 millones de metros cúbicos de agua.
Además del depósito de Cecebre, en Emalcsa aseguran que el suministro proveniente de ríos como el Mero se mantiene constante, lo que hace que los expertos opinen que no existe un peligro de escasez de suministro por lo menos durante bastante meses. “Se están portando bastante bien y transportan bastante caudal”, comentan. 
Una primavera seca 
El buen estado del embalse de Cecebre es una buena noticia en un contexto como el actual, en el que las lluvias están ausentes después de un invierno y un otoño con escasas precipitaciones. Precisamente, ayer, el delegado de Aemet, Francisco Infante, ofreció el resumen meteorológico de la primavera a nivel gallego y reconoció que ha sido de las más secas y cálidas de los últimos años: en marzo la máxima fue de 27 grados centígrados (superado solo por Ourense, con 30,1), en  abril 22,4 y en mayo, 28,1.
Pero como reconoció Infante, todas las estaciones de 2017, no solo primavera, sin también otoño e invierno, han estado secas o muy secas. “Ninguna ha sido normal. Por eso estamos en una situación prealerta decretada por la Xunta de Galicia”, recordó el portavoz de Aemet. En cuanto a si estamos ante una muestra del cambio climático, Infante se muestra algo más reservado: “La temperatura se puede decir que sube, pero la lluvia, sobre todo en una zona atlántica, no. Por lo menos, no hasta que haya pasado más tiempo”. 
Influencia oceánica
En cuanto al verano, Infante considera que es poco probable que supere al del año pasado, que ya destacó por el calor. “Aquí en A Coruña estamos en una situación privilegiada en ese sentido. Es probable que el verano en la zona donde estamos sea más cálido de lo normal pero no quiere decir que vayamos a pasar mucho calor, porque aquí la influencia del océano es muy importante”.
De momento, junio ha sido muy cálido, con una anomalía de alrededor de un grado centígrado sobre los valores medios, aunque en las zonas de interior las temperaturas fueron dos grados centígrados más altas de lo normal.  Pero fue precisamente en A Coruña donde el mercurio alcanzó una de las cotas más altas en este mes: 27,7 grados, el día 17. “Y en cuanto a la lluvia, se espera que llueva poco, claro, como ocurre en verano”, apuntó Infante. Afortunadamente, el vaso de Cecebre está medio lleno. l

Comentarios