domingo 24/1/21

El Consorcio de Turismo alerta de la proliferación de los pisos vacacionales

De un tiempo a esta parte, gracias a la existencia de plataformas de internet que permiten un fácil acceso, cada vez es más habitual que los turistas se alojen en pisos de alquiler.

Los pisos del edificio del Papagayo son de los más populares por su localización y porque son de construcción reciente | quintana
Los pisos del edificio del Papagayo son de los más populares por su localización y porque son de construcción reciente | quintana

De un tiempo a esta parte, gracias a la existencia de plataformas de internet que permiten un fácil acceso, cada vez es más habitual que los turistas se alojen en pisos de alquiler. “Es un fenómeno que está ahí y ha venido para quedarse”, señala la gerente del Consorcio de Turismo, Lanzada Calatayud. que avisa de que, a medida que la ciudad se vaya consolidando como destino turístico, la oferta irá creciendo. Sobre cuántos se dedican a esta actividad sin estar inscritos, la gerente de turismo reasegura que no se puede saber. Por eso hay que estar pendiente y buscar en colaboración con las administraciones una regulación que garantice que la mayoría sean legales. “Creo que va a crecer, espero que no mucho, pero crecerá”, afirma Calatayud, que reconoce que al sector hostelero no le gusta la situación pero que no se pueden poner obstáculos a un negocio si se halla en regla.
Se trata de un fenómeno que ha arraigado con fuerza en metrópolis como Madrid o Barcelona, pero en A Coruña se encuentra en sus inicios. En el registro de la Xunta se incluyen cerca de 150 viviendas, mientras que en Santiago la cifra ya ronda los mil. Es decir, un 85% menos de pisos turísticos legales pero se espera que la cifra aumente El principal reclamo de los pisos turísticos es el económico, así que los visitantes que los escogen gastan menos, no solo en alojamiento, sino también en restauración, puesto que pueden utilizar la cocina. La mayoría son alquilados por familias, pero también por grupos de jóvenes.
Casi todos estos alojamientos se ubican en el centro de la ciudad, tanto en el Paseo Marítimo, como en la calle de Juana de Vega. Roberto Castro, tasador de la propiedad, señala que existe una bolsa de ellos en los edificos del Papagayo, que resultan especialmente atractivos para los turistas porque, a diferencia de otros que se hallan en el centro, son de construcción reciente. “El parque inmobiliario de la ciudad está viejo y no muy bien cuidado, pero el Papagayo está recién hecho”, señala el experto.
Esta preferencia por el centro, algo habitual en el turismo, puede afectar a la vivienda al incrementar su precio y expulsar a los habitantes con menos recursos económicos hacia la prefiriera. “Que se llene una zona histórica de pisos turísticos y que se eche a la población local es gravísimo porque desvirtúa la ciudad, la estructura cultura y la económica”, explica la gerente de Turismo: “Hay que buscar sinergias con políticas municipales para fijar población en el centro”.
Pero como señaló Calatayud, la inmensa mayoría de la zona centro está habitada por coruñeses a pesar de lo cual, los precios de alquiler son ya prohibitivos para muchos bolsillos. Eso se debe a que no son los pisos turísticos los que calientan el mercado”, explica Castro. Es más responsable otro fenómeno: el de los residente que acuden a trabajar en empresas del ramo textil. Se trata de gente bastante joven, desplazada, una gran parte de ellos son catalanes. Por el momento, el piso de alquiler turístico sigue siendo una opción minoritaria. l

Comentarios