jueves 24/9/20

El Consorcio proyecta atraer turismo en Bilbao y San Sebastián después de renunciar a la ruta desde Alvedro

El Consorcio de Turismo ha publicado una solicitud de presupuestos para organizar nuevos eventos promocionales de la ciudad para atraer visitantes. La licitación no tendría nada de extraño si no fuese por el contexto

La ruta a Bilbao se despidió de Alvedro el 29 de diciembre del año pasado | quintana
La ruta a Bilbao se despidió de Alvedro el 29 de diciembre del año pasado | quintana

El Consorcio de Turismo ha publicado una solicitud de presupuestos para organizar nuevos eventos promocionales de la ciudad para atraer visitantes. La licitación no tendría nada de extraño si no fuese por el contexto que se ha elegido para viajar a buscar turistas a Bilbao y San Sebastián, ya que fue el propio Ayuntamiento el que renunció a la conexión aérea con la primera de las localidades a finales del año pasado. Aunque hasta el momento se había obviado el potencial de Lisboa como emisor de pasajeros de ocio hacia A Coruña, la institución también tratará ahora de conquistar al público portugués.
El Ayuntamiento, a través del Consorcio de Turismo –que gestiona mayoritariamente pese a estar compuesto también por la Autoridad Portuaria y la Cámara de Comercio–, realizará nuevas campañas para publicitar A Coruña como las que inició en las ciudades de Sevilla y Málaga a finales de mayo y principios de junio. Para mantener esa línea de trabajo estos días ha publicado una solicitud de presupuestos para “a contratación do transporte, montaxe e desmonte de mobiliario, técnico e promocional para a presentación da oferta turística do Consorcio de Turismo e Congresos de A Coruña en Bilbao, San Sebastián e Lisboa”.
La oferta resulta especialmente curiosa dados los lugares que se ha fijado como meta el Consorcio. Los próximos días 4 y 5 de octubre acudirán al País Vasco con la idea de convencer a profesionales del sector turístico de las bondades que tiene A Coruña para vendérsela a la ciudadanía. Pero esta iniciativa llega después de que el Ayuntamiento permitiese la supresión de la conexión aérea entre Alvedro y el aeropuerto de Bilbao el 29 de diciembre del año pasado por parte de compañía la low cost Vueling.
En todo momento, desde María Pita se ha justificado esta decisión, que se tildó de polémica pero acertada por parte del concejal del ramo, para conseguir una frecuencia más a Barcelona algunos días.
Más o menos de acuerdo, los distintos actores de la sociedad coruñesa aceptaron esta premisa pero ahora surge la contradicción de tomar un papel activo en la captación de visitantes en el mismo lugar que antes se entendió que era prescindible en la parrilla de la terminal coruñesa.

Poca movilidad
A estas alturas, se busca público en un punto del país en el que la única posibilidad de movilidad existente es por la carretera. Si bien es cierto que las ocupaciones de los aviones entre A Coruña y Bilbao no eran siempre excesivamente buenas porque los horarios eran complicados para el viajero de negocio, lo cierto es que un análisis por encima ya viene a demostrar que era una línea muy apreciada por las personas que se movían entre los dos municipios por cuestiones vacacionales.
El último año en el que funcionó el puente aéreo, este contó con más de 20.000 clientes. Los números fluctuaron durante todo el año pero en los meses en los que la gente coge unos días libres tradicionalmente las cifras subieron de forma notable. En concreto, mayo se cerró con 1.553 usuarios para empezar a aumentar la afluencia en junio con más de 1.700 billetes vendidos.
En julio y agosto se superaron los dos mil pasajes. En el primer caso, entre Bilbao y A Coruña se desplazaron 2.433 personas, mientras que en el segundo la cifra se situó en 2.225. En septiembre los datos bajaron quedando aún en los 1.966 viajeros.

Comentarios